Eliminación del callejero de Petrer de la Avda. Infanta Cristina tras el procesamiento judicial que ha vivido la Infanta y del que, a pesar de haber sido absuelta de delitos penales, si ha sido condenada a pagar una sanción por responsabilidad civil a título lucrativo.

No podemos consentir que calles de Petrer lleven el nombre de personas que han sido procesadas, imputadas y condenadas actualmente y menos representantes de una institución como es la Monarquía.

Si se nos impone, por una herencia franquista una institución que no hemos elegido dremocráticamente, exigimos ejemplaridad, un currículo intachable a todos los que conforman esta institución que, con sus acciones y prácticas, está siendo cuestionada cada vez por más ciudadanas y ciudadanos.

Podemos afirmar que judicialmente ha sido absuelta por delitos penales, pero ética y políticamente ha sido condenada por la ciudadanía que ve como siguen existiendo sectores del régimen que mantienen unos privilegios y que no dudan en utilizarlos para salir airosos de escándalos de corrupción.

Los motivos son más que evidentes, el callejero tiene una carga simbólica muy importante. Mantener el nombre de la infanta Cristina es un insulto a la inteligencia de ciudadanía y va en contra del espíritu de cambio y transparencia que tiene que imperar en nuestros pueblos e instituciones.

Puede parecer que esta propuesta está desligada de la realidad municipal, pero todo lo contrario, es una cuestión central. Si mantenemos el apoyo simbólico a la infanta Cristina, estaremos siendo cómplices de sus acciones y seguiremos perpetuando un modelo caduco y podrido.

Si queremos una ciudad libre de malas prácticas, la decisión de eliminar su nombre de una calle es una acción coherente y reafirmará el rechazo de los y las vecinas de Petrer a seguir mirando para otro lado ante este y otros casos.

Por este motivo es por el cual proponemos la eliminación del nombre de infanta Cristina del callejero e invitamos a que sea remplazada por otra mujer, que represente mucho mejor los valores de Petrer.

Deja un comentario