El próximo 23 abril se producirán las elecciones presidenciales de Francia y todos sabemos qué partido se postula para ganar, el Frente Nacional de Marie Le Pen o, lo que es lo mismo, el neo fascismo. 

Cuando parecía que todas las cartas estaban echadas, y que en la segunda vuelta que presumiblemente habrá en Francia, se daba por hecho que sería un “cara a cara” entre el partido equivalente al PP en Francia Los Republicanos liderado por François Fillon, y el Frente Nacional de Marine Le Pen, aparece en las encuestas un partido creado en febrero de 2016, Francia Insumisa. Se trata de un movimiento para apoyar la candidatura de Jean-Luc Mélenchon, que algunos medios ya comparan con Podemos, aunque no sea exactamente lo mismo. Según nuestro compañero Miguel Seguí, militante del Círculo de La Pobla Llarga, y uno de los fundadores de Podemos Paris: “utiliza la marca Podemos y eso le ayuda en las encuestas. Tiene ideología de izquierdas y rompe con el PSF partido socialista francés”.

Ya es significativo que aparezca un partido que intente frenar el neo fascismo de Le Pen, y como no, también está el nuevo partido anticapitalista (NPA), alternativas hay y muy buenas.

FRANCIA INSUMISA

El candidato es Jean-Luc Mélenchon, miembro del Partido Socialista Francés durante 30 años, hasta 2008, año en el que desencantado, abandonaba su partido de siempre para fundar el Partido de Izquierda (PG). Fue concejal, senador, ministro delegado de Educación (una especie de viceministro o secretario de Estado) y eurodiputado por el partido Frente de Izquierda, una coalición que comprende el PG, el Partido comunista francés e Izquierda Unitaria. Fue candidato a las elecciones presidenciales de Francia en 2012, llegando cuarto a la primera vuelta con un 11,1% de los votos.

Entre sus propuestas programáticas se destaca el rechazo a los tratados de libre comercio, la derogación de la nueva ley de flexibilización laboral (rechazada por numerosas manifestaciones sindicales durante meses) y el abandono de la OTAN por parte de Francia. Pero el punto articulador de su programa es la reforma constitucional para abandonar el orden político actual (constitución de la quinta república) y pasar a una sexta república, donde la participación popular, la posibilidad de revocar los mandatos institucionales y el ordenamiento social de la economía; sean los vectores de una sociedad alternativa a la propuesta por el poder político-financiero con sede en Bruselas.

Hasta aquí parece buen ejemplo, pero hablando con nuestro compañero Miguel Seguí, que está al día de lo que pasa en Francia, donde más discrepa es en la política internacional. Por ejemplo, hablan del cierre de fronteras y están de acuerdo con Bashar al-Ásad en Siria.

Las últimas encuestas lo sitúan con un 18%, mientras que el conservador François Fillon cae al 17% y el socialista apenas al 8%.

Conviene recordar que en Francia, cuando en una elección presidencial ninguno de los candidatos supera un determinado porcentaje de votos, por lo general la mayoría absoluta, se realiza una segunda vuelta, a la que pasan los dos candidatos más votados.

Sería interesante ver, si Mélenchon pasara a la segunda vuelta junto a Le Pen, dónde irían los votos del PP y PSOE franceses. Nuestro compañero piensa que hay muchas probabilidades de que “los de Fillon” (PP), recurran a la abstención, dejando gobernar a Le Pen”, pero ya sabemos cómo son las encuestas y hay que cogerlas con pinzas.

NPA. NUEVO PARTIDO ANTICAPITALISTA

Su candidato es Philippe Poutou, mecánico de la Ford y  sindicalista de la CGT. Las cifras de sus cuentas personales no superan los 7.243,72 euros, no tiene casa propia pero sí un Peugeot 308.

Dio el salto en el programa televisado entre los 11 candidatos con sus declaraciones: “Soy el único que tiene un trabajo normal y justamente por esto, nos meten en el saco de los pequeños candidatos, que no tienen un lugar aquí”. Se ha convertido en el portavoz de los parados y de los trabajadores en situaciones precarias: “Hablamos de cargas sociales, pero se trata de cotizaciones sociales. Es la financiación de la seguridad social la que está en juego”. Ha denunciado la corrupción sin pelos en la lengua: “Está en frente de mí, son estos bonachones los que nos explican que hace falta rigor y austeridad, y son ellos mismos los que roban las arcas públicas”.

De momento según las encuestas contaría con un 2,5% de la intención de voto, pero igual muchos trabajadores se sintieron identificados con su discurso, así que ¡mucha suerte compañero!

Como veis, algo de esperanza queda para combatir el fascismo que está creciendo a marchas forzadas.

Este articulo está realizado gracias a la ayuda de nuestro compañero Miguel Seguí, que como ya he comentado es uno de los fundadores de Podemos Paris y buen conocedor de la situación francesa.

José Vico

Deja un comentario