El equipo de gobierno de Riba-roja pretende coartar la libertad de expresión de los concejales de Podemos.

0
2

En el Pleno municipal del pasado lunes, el equipo de gobierno, con la colaboración de su socio Ciudadanos, presentó por urgencia y de forma ilegal, al incumplir el Reglamento de Organización Municipal, la reprobación del portavoz del Grupo Municipal de Riba-roja Puede, Rubén Ferrer.

Al incumplirse flagrantemente el reglamento, puesto que no se respetó el requisito de registro previo de la moción antes del inicio del Pleno, nuestro grupo no participó de la discusión ni de la votación del mismo.

La reprobación del portavoz se pretende fundamentar en que el concejal escuchó una  conversación de otros concejales desde su propio despacho, tratando de criminalizar el hecho de que las personas oigamos, queramos o no, las conversaciones que llegan a nuestros oídos.

Como contestación a la noticia publicada en diferentes medios, nuestro grupo político quiere hacer constar que en ningún momento se grabó ninguna conversación y el hecho de dar a conocer los tejemanejes de las formaciones políticas que conforman el equipo de gobierno de Riba-roja, con el grupo político de Ciudadanos, ha sido, es y será uno de los compromisos que los concejales de Riba-roja Puede adquirimos con la ciudadanía de esta población en nuestro programa, cuando afirmamos que “haremos público todas las informaciones sobre la gestión municipal a las que tengamos acceso y tengan repercusión en la vida de nuestros vecinos, pues ellos son los verdaderos receptores de las políticas que se llevan a cabo y a la que contribuyen con sus impuestos, por tanto deben conocer y aprobar a qué se destina su dinero”. Hemos apoyado siempre la transparencia y la participación y continuaremos en esa línea, y por tanto, no estamos en nada de acuerdo con las declaraciones del pasado Pleno del portavoz de Ciudadanos: “Nos han votado a nosotros para que hagamos lo que consideremos y si no les gusta que no nos vuelvan a votar”.

Con la moción de reprobación lo que se ha pretendido por parte del equipo de gobierno, en el que incluimos a Ciudadanos, es intentar amedrentarnos para que no contemos lo que los otros grupos pactan en los despachos municipales. Es cierto que ellos están legitimados a pactar lo que quieran, pero nosotros también estamos en el derecho y el deber de contarlo, más y cuando se incumple el Pacto del Ateneu por el cual el equipo de gobierno se comprometió a realizar los presupuestos municipales de forma participativa y no para acabar negociándolos en el despacho de Ciudadanos.

Desde el Grupo Municipal de Riba-roja Puede queremos hacer constar la mala intención de la propuesta de reprobación de nuestro portavoz, puesto que lo único que pretende es intentar amordazar la labor de denuncia que viene realizando él mismo desde el momento que el Alcalde de Riba-roja incumplió, en su primera Resolución de Alcaldía de la legislatura, el Pacto del Ateneu, al contratar un asesor en contra de su compromiso de no hacerlo en los cuatro años de gobierno si le votábamos para ser Alcalde.

Queremos denunciar la hipocresía de Ciudadanos al pretender denunciarnos por oír sus conversaciones, pues tanto les oímos nosotros a ellos como ellos a nosotros ya que el tabique de madera que nos separa no es afiliado a Podemos, y deja pasar las ondas sonoras en ambas direcciones por igual, y por tanto ellos también oyen nuestras conversaciones. La única diferencia es que nosotros no ocultamos nada a nuestros vecinos y lo contamos públicamente y a ellos les va más el hacer las cosas a escondidas.

Por último recomendamos a los concejales de Ciudadanos, que si creen que porque oigamos lo que dicen mientras gritan en el despacho de al lado estamos haciendo un acto ilegal, que no duden en llevarnos a los tribunales.

Deja un comentario