Discurso Antonio Estañ Asamblea Ciudadana Valenciana de Podem

0
13

“Que estemos aquí hoy ya es un triunfo de la gente, que estemos aquí hoy es un motivo de orgullo para podem y de miedo para los poderosos, por eso quiero empezar mi intervención dando las gracias a todos y todas los que lo habéis hecho posible, gracias a los voluntarios y voluntarias  por el trabajo de esta Asamblea Ciudadana Valenciana, que ya es un hito colectivo para nuestra organización;  que nos debe servir como brújula para pensar nuestro futuro y transformar la vida de la gente.

Muchas gracias a todas las personas que han participado en las distintas candidaturas y han trabajado para que el debate estratégico sobre el futuro de Podem haya interpelado a toda la ciudadanía valenciana; y muchas gracias a los círculos y a toda la gente que en estos tres años se ha dejado la piel para levantar a pulso una organización fundamental para el futuro político del País Valenciano.
Muchas gracias, porque este debate representa la esperanza de mucha gente y la posibilidad de cambiar la vida de los valencianos y valencianas.

Aquesta Assemblea Ciutadana de Podem es celebra dins d’un moment fonamental per al futur del poble valencià. El 24 de maig de 2015 vam ser capaços de fer fora al Partit Popular de les principals institucions del País Valencià després de vint anys de govern de corrupció, de “ladrillazo”, de precarietat, de retallades, de sumisió, d’enfrontament d’uns valencians contra uns altres.

El poble valencià va dir prou, va alçar un crit per dir que la nostra gent no era eixa “trama” que els va saquejar, eixa trama que ens va perdre el respecte i ens va fer perdre l’autoestima com a poble. I la veu de Podem va ser fonamental en eixe crit. Que ningú ens faça creure que el canvi valencià haguera començat sense Podem; sense totes i cadascuna de vosaltres el canvi no s’haguera iniciat eixe 24 de maig.

Ahora estamos en un momento decisivo para que ese cambio sea verdadero, para que el papel de Podem sea capaz de transformar la vida de la gente.

2 años después de haber sacado al Partido Popular de nuestras instituciones,  en esta Asamblea Ciudadana tenemos la obligación de hacer balance, de evaluar los éxitos, de ser honestos y constatar que el camino iniciado corre el riesgo de quedarse demasiado corto; que el camino iniciado no es suficiente, que la desigualdad, la precariedad, la pobreza y el paro condenan todavía a una mayoría de nuestro pueblo; que el Consell de la Generalitat está tardando demasiado, que no está siendo valiente, que hay una mayoría que todavía siente que sus instituciones le dan la espalda, que el cambio todavía no ha llegado a sus vidas.

Y pese a todo el esfuerzo, pese a todo el trabajo tampoco en Podem hemos hecho todavía lo suficiente para empujar ese cambio, para exigir políticas más transformadoras, para sentar las bases de un proyecto de país que no deje a nadie atrás; hasta ahora no hemos hecho lo suficiente para ganar el futuro de nuestra gente.

Y tenemos la certeza de que nuestra responsabilidad en esta tarea es enorme, ya que no hay ninguna otra fuerza con la capacidad de diseñar las políticas que acaben con el proyecto de país del Partido Popular, ninguna otra fuerza capaz de construir ese futuro de bienestar para nuestro pueblo. Hasta ahora, pese al esfuerzo, aún no hemos cumplido con el papel que la gente esperaba de nosotros, unas esperanzas enormes, porque enormes eran nuestros sueños; ahora tenemos que ser capaces de redoblar la apuesta, de plantear horizontes más valientes, de convertir a Podem en el protagonista del cambio.

El Partido Popular sentó su éxito en una falsa promesa y en un enfrentamiento: la promesa de que cualquiera podía hacerse rico en la Comunitat Valenciana, que cualquiera podía ser el que iba en el ferrari, dar un pelotazo; pero sentó su éxito sobre todo en un enfrentamiento: el de unos valencianos contra otros por la lengua, por el origen, por la bandera, hasta por el nombre de nuestro pueblo… Necesitamos un proyecto de país alternativo, necesitamos un proyecto que una al pueblo valenciano.

necesitamos que Podem se convierta en el actor protagonista del cambio, para eso no podemos seguir siendo una fuerza subalterna, no podemos seguir siendo percibidos como una sucursal:  necesitamos una organización eficaz, necesitamos encarnar dentro de nuestra organización el proyecto de País Valenciano que ya viene, convertirnos en dirigentes del cambio: Podem tiene que ser la fuerza más valiente en les Corts Valencianes; y, a la vez, ser el motor de un movimiento popular en la calle que defienda, que exija y que lleve el cambio fuera de las instituciones, a cada ámbito de la vida de nuestra gente.

La tarea revolucionaria que tenemos al frente es recuperar la soberanía popular: Podem no vino a la política sólo para contentarse con frenar al Partido Popular, para eso ya había otras opciones. Era necesario derrotar al Partido Popular, pero el reto fundamental de Podem lo tenemos ahora en adelante: ganar en 2019, ganar para cambiar la vida de nuestra gente.

En el País Valenciano ya tenemos las condiciones para llevar el cambio político a cada punto de nuestro territorio. Pero no lo tendremos fácil. Sobre todo por un Partido Socialista con Ximo Puig a la cabeza, que no solo no se atreve a romper con el modelo social del Partido Popular, sino que nos ha echado otra vez a los brazos de Mariano Rajoy, quitándonos  la posibilidad real de recibir un trato justo del Estado para desarrollar un país de bienestar y derechos  «President, al pueblo valenciano no se nos va a olvidar quién entregó el gobierno a Mariano Rajoy, no se nos van a olvidar esos presupuestos que son otra humillación para nuestra comunidad. No se nos va a olvidar que son tu responsabilidad y la de tu partido, President». Y Ximo Puig nos tendrá que explicar por qué apoya al Partido Socialista que tiende la mano al Partido Popular y a su modelo de una España centralista y uniforme. Ximo Puig no tiene legitimidad ante nuestro pueblo para encabezar el cambio valenciano.

Y Compromís tampoco tiene la capacidad por sí solo de transformar nuestra comunidad. Con Compromís hemos compartido objetivos y retos,  pero Podem tiene la obligación de superar los límites territoriales, sociales e identitarios de Compromís; debemos dibujar un horizonte social más ambicioso que el de Compromís.  Para convertir el cambio político en transformación social necesitamos un Podem valiente, un Podem ambicioso, un Podem cercano, un Podem participativo, un Podem transformador, un Podem valenciano, un Podem autónomo. Necesitamos un Podem protagonista para profundizar el cambio valenciano. No basta con ganar en lo electoral; tenemos que ganar la vida, la dignidad y la justicia de nuestra gente.

Para ganar elecciones, basta con un partido político. Pero nuestro objetivo es más ambicioso, más profundo, más revolucionario; para alcanzarlo necesitamos una herramienta más democrática que cualquier partido, más porosa, más transparente… Dentro de Podem tenemos que anticipar la sociedad que viene para protagonizar el cambio. Y no se trata de un lema o una promesa vacía: ya lo hicimos una vez; el método del Podemos original fue una herramienta capaz de autoorganizar a nuestro pueblo, de multiplicar círculos, de ser herramienta de colaboración social, de desborde popular, de empoderamiento ciudadano.

Ya lo hicimos una vez; y ahora que la guerra electoral ha acabado, necesitamos volver a ese método, necesitamos recuperar ese espíritu que conmovía, ese método que empoderaba, esa valentía que marcaba la agenda del resto de partidos. Necesitamos un Podem donde los círculos y las bases vuelvan a llevar el peso de nuestra organización, donde decidamos el rumbo en común, donde la gente sea protagonista.

En el Vistalegre 2 hubo un mandato claro: unidad y humildad. Pero unidad y humildad no es un lema o una consigna, la unidad exige respetar la diversidad, integrarla y multiplicar con ella. Muchas gracias a todas las personas de Aprofundir el Canvi, de Marea Valenciana y de Profundización Democrática por haber dado un ejemplo de generosidad y acuerdo, un ejemplo del Podem que necesitamos para ganar el futuro: la unidad se construye desde abajo, con más debate, con más círculos, con más colaboración, porque la mayoría de la gente de Podemos es de Pablo y es de Íñigo; de Echenique y de Teresa Rodríguez; de Urbán y Bescansa. Porque somos uno cuando nos persiguen injustamente en los tribunales o cuando luchamos juntos en las manifestaciones. Eso es lo que nos hace fuertes: nuestra unidad en la diversidad, el respeto y la pluralidad.

Hablar de unidad en Podemos es algo muy serio, no puede ser jamás un slogan porque Podemos nace fundamentalmente para lograr la unidad de los de abajo, para convencernos de que juntos podemos gobernarnos a nosotros mismos, para convencernos de que cuando estamos unidos podemos lograr cualquier cosa, que nada es imposible. Nos lo enseñó el 15M cuando dijimos que no nos representaban, nos lo enseñó la primavera valenciana cuando le decíamos a los mafiosos que éramos el pueblo y no el enemigo.

En el País Valenciano hablar de unidad significa más que en cualquier otro lugar, tenemos un ejemplo perfecto de confrontación y división. Durante años el Partido Popular nos quiso convencer de que el problema era la batalla de Valencia, la guerra de la lengua, la guerra del agua, el odio a los que hablan o sienten diferente…

Durante muchos años el partido popular ha dividido al pueblo valenciano, pero nuestra única guerra es unir a los de abajo contra los que les han saqueado, nuestra tarea más que nunca es unir Podemos para unir a nuestro pueblo, unir a la gente humilde de orihuela con la gente humilde de Vinaros; nuestra tarea más que nunca es unir a los de abajo, a la gente digna y trabajadora de nuestro pueblo.

El segundo mandato fue el de la humildad; pero la humildad se construye entendiendo que ya no es tiempo de paternalismo y verticalidad; que ahora es el momento de escuchar, de federalizar, de descentralizar, de echar raíces.

Que no nos vale simplemente con traer los análisis de Madrid a nuestro territorio, no nos vale con repetir fórmulas que no han funcionado en el pasado; es el momento de desarrollar nuestro proyecto y nuestros horizontes desde el País Valenciano, atendiendo a la realidad del País Valenciano.

Es el momento de sumar a nuestro proyecto desde otras organizaciones y movimientos pero sobre todo, es el momento de confiar en las personas que se han echado a la espaldas el peso de Podem en estos 3 años, en las personas que hemos conseguido más que ninguna otra organización en la historia de nuestro país,  no podemos olvidarlo ni abandonar nuestra estrategia. Ahora es el momento de redoblar la apuesta, de consolidar lo logrado, es el momento de acercar el cambio a cada municipio del País Valenciano.

Ho deia abans, el projecte del Partit Popular es basava en enfrontar a uns valencians contra els altres, en dividir al nostre poble. Ara tenim la responsabilitat  de superar eixe enfrontament, de construir per fi un projecte comú per als valencians i valencianes. I en eixa missió és fonamental que Podem encarne eixe horitzó valencià col·lectiu que arribe des de Vinaròs fins a Pilar de la Horadada i que genere un projecte social i de país alternatiu al del Partit Popular:

  • On el Partit Popular posava divisió i enfrontament, Podem ha de generar unitat
  • On el Partit Popular posava corrupció i clientelismo, Podem ha de generar un projecte que no deixe a ningú enrere
  • On el Partit Popular posava destrucció del territori, nosaltres hem de desenvolupar polítiques que cuiden la nostra terra
  • On el Partit Popular posava malversació, nosaltres hem de crear unes institucions que defensen a la nostra gent
  • On el Partit Popular proposava un projecte basat en l’odi, l’especulació i el saqueig; Podem ha de ser capaç de dibuixar l’horitzó d’un projecte valencià de drets i justícia

La Comunitat Valenciana debe ser  ejemplo de cambio para toda España, anticipando el nuevo país que gane nuestro futuro, donde sus pueblos se miren de igual a igual; donde el pueblo valenciano decida su propio rumbo, donde València no sea el centro, donde las periferias tengan voz; donde el cambio resida en cada municipio de nuestra comunidad.

Para unir al pueblo valenciano necesitamos un Podem unido y valiente. No podem fallar-nos, no podem caure en pràctiques de vells partits. El canvi valencià està a la mitat del camí, hem de caminar juntes per construir el Podem protagonista que guanye el futur del poble valencià.”

Deja un comentario