EL FÚTBOL ES ASÍ

0
14

Como todos sabemos, el fútbol sirve para distraer a la gente, y, evidentemente, tiene que haber entretenimiento y algo que a la gente le haga salir de su rutina, no va a ser todo trabajar. El problema se da cuando a jugadores o presidentes se les mira desde otro prisma y se les otorga la condición de seres magníficos que están fuera de las normas y se les permite todo, pues deja de ser un pasatiempo y pasa a ser una vergüenza. Desde jugadores que no tributan donde perciben sus salarios, como el resto de ciudadanos; a presidentes que están por encima del bien y del mal, en función de su capacidad para realizar grandes fichajes, y precisamente por eso, no se puede cuestionar los trapicheos de sus empresas. Deberíamos recapacitar y pensar, si esto es lo que queremos en nuestros momentos de distracción y esparcimiento.

HACIENDA VE INDICIOS DE DELITO EN EL CASO CRISTIANO RONALDO Y CREE QUE DEFRAUDO 15 MILLONES EN 4 AÑOS

En este caso debemos partir de la Ley Beckham, que permitía a los deportistas extranjeros tributar al 24,75% (y no al 48% aplicado a las rentas altas de los españoles). Concretamente Cristiano Ronaldo desvió 150 millones de euros de sus ingresos publicitarios, correspondientes al periodo 2009-2020; al paraíso fiscal caribeño de las Islas Vírgenes británicas.

Según los documentos a los que tuvo acceso la red europea EIC (Colaboraciones de Investigación en Europa), decidió tributar aquí solo el 20% de todos sus derechos de imagen hasta 2014 (75 millones desde 2009). Además vendió sus derechos de imagen hasta 2020, justo unos días antes de que la Ley Beckham se extinguiese.

El caso podría continuar por la vía penal, con lo que el portugués se expondría al pago de los 15 millones de euros, y a una pena de prisión que podría rondar los 4 meses por cada ejercicio. Como puede verse, siempre rozando la ilegalidad y sin pagar lo que le corresponde.

MESSI CONDENADO A 21 MESES DE CÁRCEL POR FRAUDE FISCAL

El Tribunal Supremo considera a Lionel Messi autor de tres delitos fiscales. El tribunal ha confirmado la condena de 21 meses de cárcel que impuso en julio del año pasado la Audiencia de Barcelona por defraudar 4,1 millones de euros a Hacienda durante los ejercicios 2007, 2008 y 2009 al no haber tributado en España los ingresos de 10,1 millones percibidos por los derechos de imagen del delantero durante ese periodo.

Tratándose de una condena inferior a dos años y carecer el jugador de antecedentes, la Audiencia Nacional puede suspender la entrada de Messi en prisión. Por otra parte, resultaría cuanto menos paradójico, que un ídolo de masas al igual que Cristiano entrara en prisión, de ahí que se busquen mil maneras para justificarlos.

LA JUEZA ENVÍA A LA CÁRCEL A SANDRO ROSELL POR BLANQUEO Y ORGANIZACIÓN CRIMINAL

La jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamena, ha enviado a prisión incondicional al ex presidente del FC Barcelona Sandro Rosell por delito de blanqueo de capitales y organización criminal, al apreciar indicios de que entre 2007 y 2011 “lavaron” 1.4973.326 euros procedentes de comisiones ilícitas obtenidas de la venta de los derechos audiovisuales de 24 partidos de la selección de fútbol brasileña. Sí como leéis, aquí todo vale. Si no puedes en tu país te vas a otro, a ver si puedes “rascar” algo.

Y lo peor no son estos cuatro casos, sino que se trata de la tónica general. Jugadores denunciados por la fiscalía, como Xabi Alonso, Ángel di María, Ricardo Carvalho, Radamel Falcao, Fabio Coentrao, y un largo etcétera. Con todo esto se demuestra, una vez más, la impunidad de la que gozan determinadas personas en nuestro “estado de derecho”, donde el que más tiene es el que más fácilmente puede defraudar, al contar los mejores abogados.

Y lo más grave de todo, que la sociedad lo ve como algo normal: “Sí, Messi ha defraudado, como cualquier político, pero éste en cambio mete unos goles de ensueño”.

Todavía recuerdo con abochornamiento aquéllos voluntarios que recogían firmas para apoyar el indulto penitenciario a José María Del Nido, condenado a siete años de cárcel por el Tribunal Supremo en el denominado caso Minutas, por un delito continuado de malversación agravada por el cobro de una serie de minutas por importe de 2.780.000 euros.

Y así lo justificamos, de ahí que el fútbol se haya convertido, poco menos que en el escaparate fácil de cualquiera que quiera hacer negocios contando con el aval y beneplácito del pueblo. ¿Para cuándo una investigación exhaustiva, por ejemplo a Florentino Pérez y sus negocios?

José Vico

Deja un comentario