La decisión emanada de la asamblea fue la de facilitar el desalojo del gobierno del PP local dando la alcaldía a Alfonso Lacasa e iniciar un trabajo de oposición constructiva y propositiva.

Estos dos años han demostrado que no hace falta detentar el “sillón” para ejercer responsabilidad política. El nuevo tablero político surgido de las elecciones ha permitido un modelo de gestión dialogado y consensuado. Hay posibilidades de proponer y participar sin necesidad de tener responsabilidades delegadas. Cada propuesta es analizada, debatida, enmendada y si se da el caso aprobada. Se acabaron los rodillos y el juego del modelo bipartidista. Además, no estar dentro nos da libertad para señalar errores, proponer y mejorar. Si no estamos de acuerdo con algo queremos que se sepa.

Ocho mociones, veintitrés participaciones activas en otras mociones y ciento siete notas de prensa y artículos de opinión son nuestro mejor aval. La oposición constructiva y propositiva tiene consecuencias directas beneficiosas para la ciudadana. Un ejemplo concreto es la repercusión de la moción sobre los servicios sociales que presentamos en noviembre de 2015, en la que se remitió por parte de Consellería al pleno del ayuntamiento el agradecimiento por la aprobación de la moción, estando en sintonía y dispuestos a colaboración. Propuesta de Consellería de un plan de inclusión social amplio en sintonía con la moción local. Se aumenta el personal y por primera vez se tienen en cuenta la figura de los y las educadores sociales. Rompiendo así con años de corporativismo de los y las trabajadoras sociales. Se declaran los servicios sociales como Servicio Esencial en 2016 y se le concede a Petrer la experiencia piloto con la Dependencia.

Recocemos las limitadas fuerzas con las que nos ha sustentado parte de la ciudadanía y con esa fuerza es con la que nos hemos propuesto fiscalizar. No sería respetuoso imponer nuestro programa político con sólo dos concejales. Por eso no nos hemos aprovechado de nuestra posición clave en el equilibrio de gobierno. Hemos apostado por el juego limpio, sin coacciones, ni contraprestaciones. No hemos jugado al desgaste, ni al bloqueo de la gestión. Se ha facilitado la gobernabilidad del ayuntamiento. La ciudadanía en su conjunto juzgará si se conforman con el proyecto del tripartito mejorado con nuestras aportaciones, o si prefieren que dentro de dos años podamos poner en marcha nuestro programa del cambio.

Pero reconocemos que los tiempos de la vieja política siguen instalados en los despachos del ayuntamiento. La política de C’s que se reclama regenerada, es un claro ejemplo de instrumentalización del tejido asociativo, alumno aventajado de su maestro el Partido Popular.

Hasta las mismas asociaciones se han quejado de esta instrumentalización. El PP y su filial C’s sigue practicando una oposición destructiva, o hooligan como la hemos bautizado, se resisten ha reconocer que el bipartidismo y sus dinámicas perversas ya han pasado y que se impone el dialogo, el debate sano y la propuesta.

La asamblea abierta ha reconocido el trabajo realizado y avalado la continuidad de nuestra política municipal y seguiremos trabajando y aportando nuestro granito de arena para mejorar la calidad de vida de nuestras vecinos y vecinas al mismo tiempo que nos vamos experimentando en la gestión municipal para asaltar y transforma la institución dentro de dos años.

Deja un comentario