Las últimas semanas hemos visto una serie de noticías todas con el mismo hilo conductor, las multas o las posibles sanciones a alcoyanos. Podremos discutir si son con ánimo recaudatorio o no; se ha hablado de la idoneidad por la reducción de la velocidad y han salido voces a favor y en contra; de destinar el dinero a cuestiones sociales; otros que los conductores se pondrán nerviosos e incluso se ha hablado de perseguir a los que hicieron vertidos de escombros en Serelles hasta averiguar quién ha sido, ya tenemos al CSI por Alcoi.

Bien es verdad que hay gente incívica y que genera problemas al resto, en seguida puedo comprobar a los documentos que nos deja acceder el gobierno local, como hay muchas multas de circulación, por problemas de estacionamiento en la zona azul e incluso a particulares y sobre todo a empresas por dejar restos fuera de los contenedores. Las multas por dejar restos fuera de los contenedores están estipuladas como graves, pero la mayoría a veces las empresas alegan que los contenedores estaban llenos y no podían dejarlo dentro, la verdad es que es un hecho que todos podemos comprobar asiduamente y las multas pasan a ser leves, 150€ para el infractor.

Pero la verdadera cuestión es, ¿realmente se sanciona a todos por igual? El otro día en la inauguración de un comercio en el Centro, hablando con un amigo me comentó que por primera vez en la historia la gente que cumplía las normas y estaba dentro del sistema era la perseguida y los que restaban al margen de las normas eran mayoritariamente los beneficiados. Esto me hizo pensar y recordar conversaciones de este verano con amigos y vecinos.

El regidor de Medio ambiente quiere perseguir y multar a los de los escombros de Serelles, el regidor de Seguridad quiere multar a todos los que superan los 20Km/hora, el regidor de …. quiere multar por …..; siempre dirigidos a la gente que pagamos impuestos y somos fáciles de localizar.

Pero hay «algunos» que lanzan y generan vertederos de basura, muebles y todo tipos de basura que no son perseguidos ni multados, ante la mirada pasiva del gobierno local y de los responsables de sanidad.

No olvidemos que todo esto genera problemas de salubridad pública, además de hacer crecer el problema de las ratas. Perdón!!!, la cantidad de ratas la tenemos a nivel normal o más bajo que el resto de poblaciones de los alrededores, según nos indicó el regidor de Medio ambiente.

Además, hay que tener en cuenta las posibles afecciones por contaminación al río Molinar, además de «mejorar» considerablemente la panorámica del casco antiguo para los turistas.

Pero por desgracia no es el único punto caliente que encontramos en la ciudad, un poquito más arriba podemos encontrar otro vertedero incontrolado o mejor dicho «controlado y permitido».

O los «asados» en medio de la calle que hemos podido ver este verano o la piscina en medio de la calle Sant Francesc otros años. Después queremos que los hosteleros paguen por ocupación pública de las mesas o pedimos seguros a las asociaciones de vecinos para hacer fiesta a la calle.

En democracia todos somos iguales y estamos sometidos a la ley, pero en Alcoi unos más que otros.

Màrius Ivorra
Regidor y Portavoz de Compromís Alcoi

Deja un comentario