El partido ha registrado este mismo lunes una propuesta en las Cortes Valencianas donde pide al Consell voluntad política y firmeza para iniciar los procedimientos necesarios que permitan una puesta en valor y una protección efectiva de la huerta de Orihuela y la Vega Baja.

Representantes de la formación morada en la comarca han comparecido ante los medios, en la plaza del Carmen de Orihuela, para anunciar una serie de exigencias al Consell en la búsqueda de soluciones a algunos problemas estructurales que padece.

Según apuntaba José Francisco Albaladejo, miembro del consejo ciudadano de Podemos y concejal de Pilar de la Horadada, “Desde Podemos hemos estado trabajando los últimos meses negociando unos presupuestos para 2018 que recojan los acuerdos plasmados en los objetivos del Botanic”. En este sentido, muchas de las enmiendas propuestas por la formación están encaminadas a paliar la pobreza farmacológica, al aumento del parque de vivienda pública y las ayudas para el alquiler, al incremento de recursos destinados a acabar con los barracones en las escuelas, a la gratuidad de la educación infantil de 0-3 años en las escuelas municipales o la mejora de la dotación de personal y medios en los juzgados.

“Sin embargo -según el propio edil- pese a estas mejoras, desde nuestro territorio del sur seguimos trabajando para intentar mejorar la calidad de vida de nuestras vecinas y vecinos”. En ese sentido Cristina Menargues, representante de la coordinadora y concejal en el ayuntamiento de Redován hizo hincapié en urgir al Consell en Valencia para que “se ponga las pilas con la Vega Baja y atienda de manera urgente algunas demandas que son fundamentales para el desarrollo de nuestra comarca. La Vega Baja no puede seguir siendo tratada como un territorio periférico. Necesitamos un compromiso político real y acciones concretas”.

Algunos de esos compromisos se concretan, tal como expuso Albaladejo, en la necesidad de una mejora en las condiciones sanitarias de nuestra zona. “El acuerdo del Botánico recoge la recuperación del sistema sanitario público, auditoría de las concesiones administrativas sanitarias y estudio de las vías adecuadas que permitirán la reversión completa. Desde Podemos pretendemos impulsar este punto del acuerdo y traducirlo a hechos porque –según afirmaba el edil del Pilar –cuando  el afán de lucro entra por la puerta en la sanidad pública, la calidad tiende a salir por la ventana”.

Otra de las urgencias es la declaración como parque natural de Sierra Escalona.El gobierno valenciano se comprometió a la declaración de la sierra como Paisaje Protegido, como vía intermedia y puente para la declaración de Parque Natural. Transcurrido año y medio y después de varias reuniones con colectivos, propietarios y ayuntamientos de la zona el proyecto continúa estancado bajo pretexto, unas veces de problemas jurídicos y otras económicos –informaba Menargues–. Mientras tanto, las agresiones medioambientales en las zonas ZEPA y LIC de la Sierra de Escalona y Dehesa de Campoamor, fundamentalmente, de transformaciones de secano en regadío y vertido de escombros, han continuado degradando el paisaje a pasos agigantados.”

Desde la coordinadora comarcal de Podemos en la Vega Baja instan a las administraciones locales afectadas, a la Generalitat Valenciana, y en concreto a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, que declare Sierra Escalona y Dehesa de Campoamor Parque Natural de la Comunidad Valenciana; así como que apruebe definitivamente su Plan de Ordenación de los Recursos Naturales a la mayor brevedad posible.

En este sentido anunciaron el registro en las Cortes de una propuesta para iniciar el procedimiento de protección de la huerta de la comarca. “Si la huerta es el cuerpo y el alma de la Vega Baja, su génesis depende fundamentalmente del río Segura y el sistema de riego milenario, su vital sistema circulatorio, y también parte fundamental de nuestro patrimonio y nuestra historia. Por ello –anunció  la edil de Redován –necesitamos un compromiso por parte del Consell y las consellerias competentes para iniciar un procedimiento similar al seguido con la huerta de Valencia que garantice la protección de estos valores patrimoniales, culturales y económicos.”

La propuesta recoge algunas medidas como asegurar un caudal ecológico mínimo para el río, prestar asistencia a los agricultores, definir una apuesta por la agricultura ecológica o fomentar el cooperativismo, permitiendo a los pequeños y medianos empresarios agrícolas el empleo de tecnología moderna. Todo ello a través de algunas actuaciones estratégicas como la elaboración de un plan de acción territorial donde quede definido el uso que se le va a dar al territorio o la declaración de patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO.

Deja un comentario