Todos los años la misma matraca, y ya van más de treinta. Año tras año, cuando venden los debates de presupuestos al Estado o a la Generalitat Valenciana, tanto el PP como el PSOE anuncian, a bombo y platillo, las partidas que sus respectivos partidos y gobiernos destinan para el ferrocarril Alcoi-Xàtiva.

A ver quién de los dos demuestra tener más sensibilidad en el tema y quien de los dos apuesta más decididamente por este transporte tan necesario como históricamente abandonado.

Ya es todo un clásico escuchar al PP de Alcoi diciendo el gran esfuerzo que hace el gobierno del señor “Eme punto Rajoy” y criticando el gobierno de la Generalitat por no incluir sus atentas demandas para invertir en nuestro tren.

También es un clásico escuchar por la otra parte al PSOE la dejadez del gobierno del Estado del PP y el gran esfuerzo y atención del PSOE y de la Generalitat por nuestro tren.

Perpetuas acusaciones entre unos y otras con el añadido del juego de pelota tuya-mía de quien tiene las competencias en la materia.

Clásicas declaraciones y perpetuas acusaciones de los dos partidos que se han alternado en el gobierno de Madrid y en Las Cortes, y en cualquier de los dos lugares donde han tenido capacidad de decisión, se han dedicado a pasarse mutuamente la pelota y a no hacer nada. O será que en más de treinta años de bipartidismo no han tenido tiempo de diseñar soluciones para comunicar y vertebrar nuestras comarcas con un modelo de transporte público de proximidad, sostenible y al servicio del desarrollo de nuestro tejido productivo. Esto será, falta de tiempo…

Clásicas declaraciones y perpetuas acusaciones. Pero la realidad es terca: la apuesta real, tanto del PP como del PSOE, ha sido para dejar morir el transporte público sostenible.

Y a los hechos me remito.

Los dos han apostado por las grandes inversiones al AVE en detrimento de las necesarias inversiones para modernizar y potenciar el ferrocarril de proximidad. Aquel que los trasquilados bolsillos de la mayoría social necesita para moverse habitualmente. El mismo que realmente puede vertebrar nuestras comarcas y aquel que puede favorecer y facilitar la llegada a nuestra ciudad de los que les gusta disfrutar del turismo de calidad y ecológico.

Para dar una cifra, de los 30 millones que en 2009 el gobierno anunció que invertiría en nuestro tren, la única inversión que se ha visto materializada, ha sido el verano pasado, cuando se invirtieron 5,5 millones en mejoras y mantenimiento de las vías. Con esta limosna, PPSOE pretenden lavarse la cara el uno al otro. Y todos contentos. Cómo decimos en Alcoi, “al pobret tot li fa”.

Durante más de treinta años, año tras año, el mismo juego. Y así limpian sus conciencias: ”mirar lo que nos esforzamos por nuestro tren”.

Pero los ciudadanos y ciudadanas de nuestras comarcas ya están hartos de la cancióncilla y ya no les alimentan migas.

Dejémonos de camelos y de juegos malabares. Nuestro tren, la ciudadanía en general y en especial aquellos colectivos que han mantenido durante estos mas de treinta años la llama encendida de la reivindicación para mantenerlo y mejorarlo, no se merecen este sainete.

Nuestro Tren, la vía ferroviaria Alcoi-Xàtiva, necesita urgentemente una inversión de verdad que la modernize totalmente, que la haga competitiva, que acorte el tiempo al destino y que sea digna del siglo XXI. Y esto no se hace con miguitas y a “pessiguets”.

Se hace invirtiendo de una vez por todas los millones de euros que hacen falta para hacerla socialmente rentable y ecológicamente sostenible. El Estado es el que tiene que cumplir con sus obligaciones. Es el que tiene las competencias y es el que tiene que invertir en la red ferroviaria. Cómo también el gobierno valenciano tiene que priorizar la defensa de su transporte de proximidad y poner todas las condiciones favorables para conseguir y hacer efectivo este objetivo.

Vicenta Jiménez
Senadora por la provincia de Alicante

Deja un comentario