En la madrugada del domingo al lunes, con nocturnidad y fuerte refuerzo de la Guardia Civil, se procedió a quitar la “Cruz” de Callosa de Segura, sin esperar la respuesta del TSJCV.

Una “Cruz” que unos aseveran que es un recuerdo franquista y otros defienden que es un símbolo cristiano, que estaba delante de la iglesia arciprestal de San Martín desde hace más de setenta años, y de la cual se habían retirado las inscripciones que hacían referencia a José Antonio Primo de Ribera, así como las placas de la Falange.

81 nombres han sido el detonante para quitar una cruz amparándose en el cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica ¿Tan complicado es tener una cruz que represente a “todos los caídos”? ¿Cuál es el problema: los caídos o la cruz? ¿Qué pasa con los caídos del “otro” bando? Porque señores, cuando hay una guerra, hay caídos en los dos bandos, y fosas comunes, y cunetas… Por desgracia, llevamos mucho tiempo oyendo hablar de la mal llamada Ley de la Memoria Histórica. Desde diciembre de 2007, fecha en la que se pone de manifiesto el sentir de ésta ley, se empieza a desunir España, y lo peor de todo es que nadie hace nada al respecto. El partido gobernante, sigue poniéndose de perfil ante las situaciones que están enfrentando a unos españoles contra otros, por una ley que todos en su momento han apoyado. Una ley que incita al odio más que a otra cosa y consigue que gente sin escrúpulos se ampare en su cumplimiento. Porque ocasión de derogarla, han tenido y nadie ha hecho nada al respecto. La incapacidad para tomar decisiones no tiene límite y eso lo estamos viendo todos los días.

Los cristianos cada vez tenemos más situaciones en contra y a nadie parece importarle. Mientras al cristianismo se le boicotea desde todos los estamentos y nos quitan nuestros símbolos religiosos, no existe el más mínimo respeto por nuestras creencias. Hace unas semanas quitaron una cruz en Málaga, hace unos días la de Callosa, con la observación del alcalde para que en otros municipios alicantinos, se “haga cumplir la ley”. Avisados quedamos todos.

No es indispensable salir en la foto, pero si es necesario trabajar para cambiar las cosas y en este momento, los únicos que nos rebelamos ante tanta miserable cobardía somos nosotros. VOX siempre estará al lado de los vecinos que sientan vulnerados sus derechos, por culpa de leyes retrógradas y gente que las defienda por mera sed de venganza.

No es bueno olvidar nuestra historia, mejor o peor es nuestra.

Ana María Cerdán Martínez
presidenta de VOX Alicante

Deja un comentario