La beligerancia que está teniendo el PP contra la huelga feminista del 8M apuntala la idea que este partido ve el movimiento feminista como una amenaza para su statu quo. Lo que resulta más triste es que sean las mismas mujeres del PP las que defienden este argumentario en las que se señala que no todas las mujeres podrán hacer esta huelga, mujeres en el paro, autónomas, trabajadoras en negro o sin papeles… y, es cierto, pero tal vez se le olvida que esta situación que sufren estas personas es una consecuencia directa de sus políticas económicas que maltratan a la clase trabajadora y recortan sus derechos laborales. Son estas mujeres, las víctimas del sistema que ha instalado la derecha en este país, en las que ahora el PP se excusa para mostrar su rechazo a esta huelga totalmente necesaria y a las que enfrenta con aquellas mujeres que tienen trabajo considerándolas una “élite”.

Fue la semana pasada cuando la regidora Amália Payá afirmó que “las mujeres normales, las mujeres reales, no van a secundar esta huelga” y señalaba que se trata de una convocatoria “elitista”, y yo me pregunto: ¿de verdad consideran que tener un trabajo en este país, por muy precario que sea, es formar parte de una élite?, ¿quieren decir que las que secundaremos esta huelga, para el PP, somos anormales e irreales?
Además de los clásicos paros laborales, se promueve “huelga de curas” (que no de curas) en la cual se propone desatender dentro de lo posible los trabajos de atención a la familia y de la misma casa.

Respecto a esto la regidora del PP dice “que esto es subestimar mucho el trabajo que hacen estas mujeres” No sé si en el PP conocen que hay millones de mujeres que hacen trabajo no remunerado, sobre todo en casa, y que son gran parte del apoyo de esta sociedad, yo me pregunto: ¿a qué estatus según el PP pertenecen estas mujeres? Son también una élite?

¿Y las mujeres que hacen doble jornada? La remunerada y la segunda jornada en casa ¿Son o no son mujeres reales?

Pues señores y señoras del PP, esta huelga permitirá que estas mujeres, las mujeres reales, se sumen y se visibilicen, porque parece que ustedes olvidan, o igual ni siquiera conocen, que uno de los objetivos de la huelga feminista es precisamente este: recordar y visibilizar que, en la inmensa mayoría de los casos, son las mujeres las que se encargan de la atención y asistencia de terceros y que, si ellas pararan, estas personas quedarían desamparadas. Igual que se busca demostrar que determinados sectores como la sanidad, la educación o el sector servicios quedarían bloqueados con una huelga de mujeres.

En cuanto al papel de los hombres en esta huelga, las organizaciones feministas precisamente han invitado a los hombres a encargarse de las tareas feminizadas, de las curas y de hacer visible el peso del trabajo femenino en los puestos de trabajo, que no es poca responsabilidad, y no… no es una “guerra de sexos”. En esta sociedad nos necesitamos todos y todas, pero las mujeres necesitamos visibilizar nuestra situación continuamente menorizada.

Diría muchas cosas más, pero sólo le diré a la sra. Amalia Payá que es una lástima que ella, una mujer, subestime la tarea de todas las mujeres y que si las cosas se hacen “como siempre”, tal como recomienda ella, las cosas no cambian, que les guste o no la huelga será un éxito y que el miedo es libre.

Vicky Llàcer
regidora de Ganar Alcoi

Deja un comentario