Una de las propuestas de rescate social más interesante, necesaria y urgente, que marcaba diferencia con el resto de poblaciones vecinas fue la Comisión Municipal de Vivienda. Nuestra idea originaria era la creación de una “Concejalía por el derecho a una vivienda digna”, cogiendo el testigo de la moción la PAH Elda/Petrer e iniciando el camino para la colocar las políticas de vivienda y rescate ciudadano en el centro del tablero municipal. Los partidos de siempre no compartían esta idea, argumentaban las dificultades tanto técnicas y económicas, como legales para acometer la propuesta, algunos hasta cuestionaban la emergencia social. Sin el consenso necesario, cambiamos de estrategia y plateamos la creación de una “Oficina de Vivienda”, y otra vez nos topamos con la incomprensión y las dudas del resto de la corporación. Pero como la emergencia habitacional es una realidad, el sufrimiento de tantas personas nos alentaba a no desistir. Así apareció la Comisión de vivienda, a la cual no se podía tener reticencia alguna.

La Comisión de Vivienda echó a andar a inicios de 2016, no sin pocas trabas por parte de la corporación. Había que dotarla de cuerpo legal y eso limitaba las posibilidades de una comisión dinámica y participativa. La PAH no podía participar, no se sabía qué técnicos debían coordinarla y cada uno tenía una idea diferente de las funciones de esta comisión. Para nosotras el objetivo prioritario era garantizar el derecho habitacional. Si las administraciones autonómica y estatal no eran capaces de estar a la altura era nuestra obligación para con la ciudadanía el garantizar este derecho universal con medidas claras: parque público municipal de vivienda social, iniciativas incentivadoras del alquiler asequible, regulación del mercado de alquiler municipal, ayudas y defensa de los derechos constitucionales en materia de vivienda.

Se necesitaba una figura técnica para negociar con bancos y tenedores de vivienda, coordinar políticas y gestionar recursos. En el proceso de negociación apareció la figura del asesor jurídico para casos hipotecarios. Desde Sí-Podem apostamos para que ese asesor/a se convirtiera en el germen de una coordinación técnica de la comisión. Al menos de manera muy precaria, se mantendría la centralidad municipal de las políticas por el derecho a la vivienda. Pero cuando ya estaba todo consensuado y un pliego de condiciones técnicas listo para publicitarse, desde el equipo de gobierno, y de manera unilateral se cambia de opinión. El asesor será el de los Servicios Sociales. Se acaba con utilidad y la autonomía de la comisión y con la prioridad de la política de vivienda. En la última reunión de la Comisión, se escenificó la estafa. Sólo Sí-Podem entendió que se daba carpetazo al rescate habitacional. De un plumazo se tira por la borda tres años de negociación y consenso.

En junio de 2015 se dieron las condiciones para desalojar al PP de Petrer e iniciar un mandato diferente. Roto el bipartidismo, la ciudadanía obligaba a las organizaciones políticas a cambiar las reglas de juego. Se acabó el rodillo de las mayorías, para gobernar y gestionar era y es necesario la negociación y el acuerdo. A muchas les pillo con el paso cambiado tanto que, tres años después, siguen bajo la vieja lógica de gobierno vs oposición. Lo más triste es que la ventana de oportunidades abierta no se está aprovechando. Para iniciar el camino hacía otra forma de hacer política, con el tripartido no es suficiente. Necesitamos liderar las políticas del cambio y eso sólo podrá ser, esta vez, con un apoyo contundente de la ciudadanía.

Sergi Cremades Fernández
Concejal Portavoz de Sí-Podem Petrer

Deja un comentario