Ante las últimas noticias donde ETA ha hecho público un comunicado en el que pide “perdón” expresamente a las víctimas “que no tenían participación directa en el conflicto”, nos preguntamos cómo “cataloga” esta asociación a los asesinados en Cantabria. Si considerará, entre otros, a personas como Luis Conde de la Cruz, asesinado en Santoña, o  Eutimio Gómez, Julia Ríos y Antonio Ricondo asesinados en La Albericia, dignos de su perdón, o no, por pertenecer algunos de ellos a los cuerpos de seguridad del estado.

Queda claro que ETA, ni siente el perdón, ni siquiera pide perdón a todas las víctimas, sus familias y a la propia sociedad española.

Desgraciadamente esta acción se enmarca en la hoja de ruta creada por Zapatero y continuada por el Partido Popular de Rajoy, donde en un primer momento se les entregó las instituciones, la educación de de los jóvenes del pueblo Vasco, pasando ahora por el acercamiento de los asesinos  a lugares próximos a sus víctimas en muchos de los casos, y acabando con la ya anunciada recolocación de los excarcelados dándoles casa y trabajo.

En resumidas cuentas, se está premiando a los asesinos, ante el silencio de los políticos, convirtiéndoles en ciudadanos de primera y dejando a las víctimas olvidadas, como ciudadanos de segunda o de tercera.

Desde VOX Cantabria lamentamos tremendamente el daño causado a las víctimas y dejamos claro que la única vía de “reconciliación”, si así se puede llamar, comienza con el aporte de pruebas por parte de la banda terrorista ETA para identificar a los autores de los 297 asesinatos que aún queda sin resolver, ya que es la única vía de resarcir a las víctimas, y no dándoles a los asesinos un trabajo y una casa pagada por todos los Españoles y por tanto por las propias víctimas.

Pedimos por tanto que en reconocimiento y memoria de los asesinados Cántabros por la banda terrorista ETA, que los grupos políticos de gobierno en Cantabria,  se opongan rotundamente al acercamiento de ningún asesino a las cárceles de nuestra tierra y que así se lo transmitan al Ministerio de Interior.

Deja un comentario