Las continuas faltas de respeto e interrupciones del equipo de gobierno durante la sesión de octubre acabaron con el abandono de los grupos políticos de la oposición.

10501862_358729100982899_2721723757585139405_n

El Pleno Municipal del Ayuntamiento de Burjassot celebró el pasado martes 30 de octubre su sesión ordinaria, como cada mes. Si bien en un principio se trata de un pleno con pocos puntos en el orden del día y que debería haber terminado con normalidad, termino de forma abrupta con la salida de los diferentes grupos políticos de la oposición (PP, C’s, EU y Totes) unos diez minutos antes dar por finalizado el mismo, ante la perpleja mirada del resto de cargos electos y del público.

El principal detonante fue la reacción del portavoz de Totes amb Burjassot, Adrián Juste, el cual recibió una respuesta por parte del portavoz adjunto del PSPV-PSOE, José Ruiz Cervera, también concejal de Hacienda y Urbanismo, a una pregunta sobre determinados asuntos de los procesos de selección de la plaza de Ingeniero Industrial durante el turno de ruegos y preguntas, el último del orden del día. “Desde el principio, el tono de su intervención destilaba condescendencia y prepotencia, como quien habla a alguien que no tiene ni idea de nada pero, además, de bastante malas maneras”, explicó el portavoz de Totes amb Burjassot, “Parecía más una bronca que una explicación, rematando la intervención diciendo ¿capisci?, empleando unas formas nada propias de un representante público y que, por supuesto, no vamos a tolerar.”. Además, el portavoz de Totes añadió que “abandoné el pleno por iniciativa propia, porque creo que es una falta de respeto al público enzarzarse en discusiones que no llevan a nada pero, al contrario de las opiniones del equipo de gobierno, no había nada pactado previamente.” Se refiere a esto por el hecho de que, tras cerrar la puerta de la Sala de Plenos detrás de sí, el resto de concejales de los grupos políticos le siguieron en señal de apoyo y de protesta, abandonando uno tras otro la sesión hasta que sólo quedaron los ocho representantes del PSPV-PSOE y los cuatro de Compromís. “Desde el PP estamos hartos de las faltas de respeto y las actitudes dictatoriales del alcalde hacia mi persona y hacia mis compañeros de Corporación.”, añadió Sonia Casaus, portavoz del PP, que señaló que estas actitudes vienen dándose de forma habitual. “El alcalde está más preocupado por las próximas elecciones que por sacar adelante proyectos interesantes para Burjassot, por lo que en cada pleno ve cómo cuatro grupos políticos totalmente diferentes -ideológicamente hablando- se muestran contrarios a su nefasta gestión.”, sentenció.

Buena parte del público se solidarizó con los grupos políticos de la oposición, señalando las evidentes malas maneras empleadas por el equipo de gobierno. Sin embargo, tras estos sucesos, ni el portavoz adjunto ni el Alcalde parecieron arrepentirse ni disculparse por su comportamiento. “Esto es un debate político y cada cual toma su decisión. Esto si hubiese pasado el primer día de legislatura no se habrían levantado, pero a cinco meses de elecciones sí”, declaró el Alcalde públicamente justo antes de levantar la sesión.

Totes amb Burjassot

Comissió de Comunicació, Xarxes i Premsa

 

Deja un comentario