973-frase-la-creencia-no-es-el-principio-sino-el-fin-de-todo-conocimientogoethe

Señora y señor lector le ruego que hagamos el siguiente experimento, yo le preguntaré y usted contestará mentalmente, le parecerá una trivialidad, pero luego hablaremos del por qué, le prometo que se sorprenderá:

Rumania, finales del siglo XIX.

¿En qué animal se convertía el conde Drácula?

¿Cuál es la razón de que no haya espejos en su castillo?

¿Quién era Vlad III, el Empalador?

Seguramente vuestras respuestas mentales hayan sido casi de risa ante la obviedad de la interrogación, no se apresure, le demostraré que ciertos conceptos fueron instalados en su lógica, dejando en claro que existe una diferencia entre conducción intelectual para un buen fin, la literatura en este caso, y la manipulación o control para implantar ideas o programación de técnicas cerebrales, hacia el ejercicio de cualquier poder determinado.

web-dracula-portada

Tome toda la historia en la leyenda del espectro de Rumania, lea, averigüe e investigue y sabrá que  jamás se transformaba en aspecto de murciélago, vampiro ni leches, nunca.

¿Cómo? Pero si…

La originalidad de Bram Stoker consistió en modernizar un antiguo mito y convertirlo en novela de terror traducida a más de 45 idiomas.

Vale, ¿cómo lo hizo?, el autor bebió de numerosos relatos y costumbres, la idea de los espejos es una libertad que se tomó de una vieja tradición alemana en donde un espejo o una sombra, simbolizaban el alma, y verse reflejado en un doble correspondía al propio concepto de muerte.

Existen dos teorías sobre Vlad III, el primero asegura que la inicial referencia en inglés del terrateniente valaco, apareció en 1887 nada menos que en “¡El Capital! de Karl Marx, y para otros, en un memorándum de un cónsul inglés que Stoker leyó en 1890, el libro apareció en 1897.

Antes de Stoker no consta crónica alguna que relacione a Drácula con Vlad III. ¿Sobrecoge verdad?

¿Entonces?

De inmediato me pregunté la razón en cómo nuestro autor accedió a semejante  papel burocrático, un documento de estado, pero, ¿cualquier mortal tiene acercamiento a esos informes oficiales?, ¡no! claro que no, simplemente era porque nuestro escritor además trabajaba como funcionario en el Castillo de Dublín, el “Castillo Católico”, sede del Gobierno Británico en Irlanda, guarnición militar, nervio esencial contra el separatismo Irlandés, y donde su padre además, ocupaba un alto cargo. Era la central de inteligencia, nada menos.

El hallazgo poético fue darle al personaje un aura aristocrática, hay quienes piensan que se basó en el aspecto personal de Franz Liszt, es decir, instituyó un halo romántico en donde la trama de ahora en más, se paseará por el interior de los lectores con cierto aire nostálgico y aportando también una sensación modernista, introduciendo para ello, los nacientes artilugios tecnológicos de su tiempo: máquinas de escribir, telégrafo, cámara fotográfica, etc.

El director Francis Ford Coppola duplicó su apuesta sobre la renovación, mostrando al personaje asistiendo a la proyección de un film en 1893, cuando el teatro cinematográfico de Londres, abrió sus puertas recién en 1896.

Entonces, ¿Pensamos que pensamos por nosotros mismos o vivimos ante la continua implantación de ideologías de otros sin siquiera sospecharlo?

Quiero imaginar que no, pero tampoco deseo pecar de ignorante sabiendo perfectamente que algunos, ¿muchos?, ¿casi todos?, los medios de comunicación masivos, se conducen sucesivamente con ese método persuasivo de propaganda, y lo digo porque ha salido en los últimos años en la prensa alemana un vasto panorama de artículos sobre los países PIGS, acrónimo peyorativo sajón de CERDOS, en donde se encargan de destripar vivos a nuestros pueblos del Mediterráneo, y que nuestras autoridades locales alimentan todos los días sin escrúpulos, no podemos negarlo.

Pero existen más términos como: GIPSY (gitanos) adoptado desde 2010 por las protestas del término PIGS; STUPID, (estúpido), engloba a naciones con déficit fiscal importante; TOXIS APEs, (simios tóxicos), referidos a estados anglosajones y protestantes; LAS VEGAS GROUP, (grupo las vegas), entidades financieras e inversión como Godlman Sachs y otros, que describen al capitalismo de casinos, etc.

Merkel-Dracula

Pero aquí me falta algo, es como si los bancos e instituciones germánicas fueran las carmelitas descalzas, o como si no formaran parte del club montado, y reconozco que es una opinión particular, para quedarse uno por uno con todos los ahorros de la gente de calle entre 2020 y 2025.

Es un acto de desconfianza por mi experiencia en Argentina de 2001, lo sé, carezco de cualquier prueba.

Y hay más, exponen sus atributos con escrupulosidad, sensatez, y circunspección casi sanadora, empleando una fraseología de mártires de la indecencia ajena, olvidando estimados administradores teutones, dejemos de lado al pueblo aunque también deberían pensarse como nosotros en la manipulación ya contada, que la tierra toda estuvo en dos ocasiones al borde del mismo infierno gracias a las dos guerras mundiales pasadas, y que deberían pedir perdón de rodillas y pagar al pueblo magno de la Grecia, los destrozos transitados por sus insignes ejércitos de aquella época, eso sí, rectos y voluntariosos como ningunos.

Espero que deshilaches cada diminuta palabra entretejida por la urdimbre del poder que escuches de ahora en más, porque te aseguro que vamos a observar juntos la solución de un complicado trámite económico sin precedentes, y que tendrá consecuencias en el futuro de nuestros hijos y nietos. Quizás pondrá en juego la vida en la tierra.

Pero no temas, como dice el tango, “en el hondo bajo fondo donde el barro se subleva”, desde Roma hasta hoy, ellos siempre han querido acariciar la cadencia melancólica, suave y aterciopelada de una forma de sentir junto a nuestro eterno Mare Nostrum, y si no ¿por qué motivo se vienen cada vez que pueden escaparse de su paraíso tan protegido, a las humildes playas de la Hispania tan desprestigiada por ellos?

Será algo así como… ¿aprender a vivir?

Como dijo el actor Béla Ferenc Dezső Blaskó, más conocido como Béla Lugosi que fue el actor austro-húngaro, sumamente reconocido por caracterizar al personaje del Conde Drácula en varias producciones de Broadway, entre ellas Drácula de 1927, y que lo llevó a la pantalla grande en la película Drácula de Tod Browning en 1931:

z040417lugosi_dracula_broadway

 

“Me gustaría salir de los papeles sobrenaturales y jugar a ser sólo una interesante persona con los pies en la tierra”

Escena: https://www.youtube.com/watch?v=Gqr3yzr64V4

Oscar Cusano

Deja un comentario