La Plataforma H2O en defensa del derecho humano al agua ha emitido un comunicado en
que exige a los ayuntamientos la suspensión indefinida del cobro del recibo del agua hasta
que se levante la alarma decretada y los negocios y hogares puedan retomar su actividad
con normalidad.
El estado de alarma decretado el 13 de marzo y el consiguiente cierre de establecimientos
va a provocar que muchos autónomos y pequeñas empressa, además de los trabajadores
que dependen de ellos, se queden sin ingresos o los vean muy reducidos. En este marco de
estado de excepción la plataforma pide a los ayuntamientos que se involucren con esta
medida proporcional.
En este sentido, las cantidades facturadas en el periodo de mantenimiento del estado de
alarma, no podrán ser reclamadas, incluso después de que se levante este estado, para
evitar que se acumulen deudas que seguirían siendo difíciles o imposibles de pagar.
Además, si la empresa suministradora del agua incumple esa prohibición, debería
considerarse falta muy grave y sancionarse con la pérdida de la concesión de explotación
del servicio.
Dada la excepcionalidad de la situación, esta medida se debería tomar con otros servicios
básicos, como el suministro de electricidad y la telefonía. Dado que no es competencia
municipal, los ayuntamientos deberían hacer una declaración institucional instando a la
administración central.

Deja un comentario