“Si nos referimos a Jane Austen, nos referimos a un mundo en el que había unas normas
de propiedad que todo el mundo aceptaba. Si tenemos un mundo en el cual las normas
están claras, y en el que se sabe cuándo empieza la transgresión, creo que es legítimo,
dentro de ese contexto, ser un narrador que sabe cuáles son las normas y quién sabe las
respuestas a determinadas preguntas. Pero creo que esas certezas nos han sido
arrebatadas a lo largo del curso de la historia, y que debemos reconocer nuestra
sensación de ignorancia e insuficiencia en estos temas, y por tanto, intentar escribir de
acuerdo con ello”.
W.G. Sebald
Conversación con James Wood
Los mecanismos de la ficción

En su editorial para Russeurope Express, Jacques Sapir revisa las
diversas estimaciones disponibles de las consecuencias económicas de
la pandemia de Covid-19. Un choque importante que, aunque aún es
incierto en su magnitud, requiere, según el economista, una respuesta
claramente más fuerte de las instituciones europeas ¿Cuáles serán las
consecuencias económicas de la crisis de salud de la epidemia de
Covid-19 que estamos atravesando? Esta pregunta, que se dejó de lado
por un tiempo precisamente debido a la emergencia de salud, comienza
a aparecer hoy. Será crucial en las próximas semanas.
Las estimaciones han sido hechas, ya sea por INSEE, que las publicó el
26 de marzo, por OFCE, el 30 de marzo, la Banca de Francia, a
principios de abril, pero también por organizaciones privadas como el
banco italiano UniCredit. De hecho, la economía pronto reanudará sus
derechos. ¿Nos dirigimos a la «madre de todas las recesiones», como lo
expresaron los autores del estudio UniCredit? Está claro aquí que el
confinamiento de la economía tiene consecuencias desastrosas para
muchos sectores. El simple hecho de que cerca de 7 millones de
trabajadores estaban, el 10 de abril, en trabajos de corta duración, indica
la gravedad del shock económico.
Enormes incertidumbres:

Estas estimaciones diferentes divergen, y esto es completamente
normal, debido a las enormes incertidumbres que se ciernen sobre la
crisis que estamos experimentando. Incertidumbre primero sobre la
duración del encierro. INSEE basó sus cálculos en uno o dos meses de
contención, la OFCE en un mes y los investigadores de UniCredit en
tres. Incertidumbre sobre lo que prevalece: ¿es una contracción de la
demanda, como piensa la OFCE, o una contracción de la oferta, según
lo estimado por el INSEE?
Esta contracción de la oferta no afecta también a los diversos sectores
de nuestra economía. Si el teletrabajo se usa ampliamente en los
servicios, es dudoso que se haga con la misma productividad que en la
oficina. En resumen, si es cierto que la producción se ha reducido en al
menos un 35% con contención, no es imposible, ni mucho menos, que
hayamos caído aún más. Una caída de más del 40% es perfectamente
concebible, ya que las compañías que operan durante el confinamiento
están muy lejos de operar a toda velocidad.
Otro punto de incertidumbre se debe tener en cuenta. ¿En qué
condiciones se liberará la cuarentena? ¿Será rápido, que es el supuesto
de la Banca de Francia y UniCredit de Italia, o será lento? Muchas de
las observaciones que podemos hacer hoy en día proponen una salida
lenta del encierro, con las consecuencias económicas que imaginamos.
Entonces, ¿cuál será el impacto en el PIB anual? INSEE y el Banco de
Francia esperan una caída del 0,75% por semana, o -3% durante cuatro
semanas, -6% durante 8 semanas. La OFCE es un poco más optimista
y espera -2.6% por un mes. UniCredit es mucho más pesimista, con una
caída del PIB de -4,6% por mes. Sin embargo, tales cifras tendrán
consecuencias sociales obvias. Si, para los trabajadores asalariados, el
desempleo parcial permite limitar el impacto de la interrupción de la
producción, no es lo mismo para los trabajadores independientes, que
corren el riesgo de ser las grandes víctimas de la contención.
Muchas PYMEs y empresas muy pequeñas corren el riesgo de quiebra.
Un estudio en Italia estimó que el número de quiebras en el 12% del
número de PYME, muy importante en nuestro vecino de los Alpes. De
hecho, si la reducción en la oferta probablemente tiene prioridad sobre el
período de contención, es la cuestión de la demanda que surgirá tan
pronto como salga.
Explosión del déficit presupuestario.
Queda una pregunta: ¿cuáles serán las consecuencias financieras de
esta crisis? El déficit presupuestario explotará en 2020. Sin embargo, no
podemos aumentar los impuestos en 2021, de lo contrario el proceso de
volver a la normalidad se romperá. Probablemente será necesaria la
financiación monetaria de este déficit por parte del BCE. Pero, como
sabemos, la reunión del Eurogrupo del 7 y 8 de abril terminó en un fracaso relativo: los países de la zona euro no pudieron ponerse de
acuerdo sobre los «coronabonos» o sobre la flexibilización Reglas del
BCE.
Las medidas decididas en la noche del 9 al 10 de abril, en total 500 mil
millones de euros, están muy por debajo de las necesidades de los
países para 2020 y 2021. Observamos que las necesidades de
financiación a nivel de la zona euro (que, recordó, no es la UE como tal)
debería ascender al menos 1.135 millones de euros, si creemos que los
expertos de UniCredit para 2020 (sobre la base de un PIB de la zona
euro de 10.316 millones de euros después de la crisis del coronavirus).
No es imposible que la necesidad de financiación sea de 1.300 millones
de dólares. Para 2021, y siempre que el crecimiento sea de 10%, la
necesidad de financiamiento alcanzaría otros 454 mil millones, para un
total de 1,590 a 1,755 mil millones.
Más allá de la emergencia de salud, ahora hay una emergencia
económica obvia. Debemos evitar que la crisis actual se convierta en
una depresión a largo plazo.

Un editorial de Jacques Sapir para:
https://www.google.com/amp/s/fr.sputniknews.com/amp/economie/20200

4181043589700-crise-economique-du-coronavirus-vers-la-mere-de-
toutes-les-recessions/

Oscar Cusano
Asamblea de Parad@s y Precari@s de CGT Valencia

Deja un comentario