Las promesas que D. José Luján Alcaraz, rector de la Universidad de Murcia,

hacía en plena cuarentena han quedado en nada.

Hoy, 4 de julio de 2020, el rectorado de la universidad hacía público que piensa mantener el “tasazo” de
las segundas matrículas en contra de lo que prometía a las estudiantes confinadas por la pandemia.
Estas fueron las palabras con las que el rector de la universidad se llenaba la boca intentando
aparentar preocupación por la situación de las estudiantes: “Creemos que el curso próximo, el precio de
la matrícula de las asignaturas que se suspendan del segundo cuatrimestre no tiene que incrementarse, si
no que tiene que ser el precio que tenía este año”, “no puede tener que pagar más como consecuencia
de una evaluación que se produce en un contexto extraordinario”. Las estudiantes confiaron en que
la universidad pública mantuviese su palabra, muchas de ellas dejando asignaturas para el año que viene
para, dentro de la nueva normalidad, intentar obtener mejores calificaciones en unas evaluaciones
presenciales. Sin embargo, la UMU vuelve a demostrar que campañas como “Ningún Estudiante Atrás”
no son más que palabrería y propaganda con la que pretenden acallar a las estudiantes mientras
continúan pisoteando sus derechos, ensañándose particularmente con aquellas provenientes de familias
de clase trabajadora.
El aumento del coste de las segundas y posteriores matrículas que la universidad impone a las
estudiantes ya supone una vergüenza en una universidad pública en un contexto normal, y resulta
totalmente desproporcionado en un momento en que tantas de ellas sufren las consecuencias
económicas de la pandemia. Que el rectorado de la universidad se comprometa a eliminar este abuso, y
que se desdiga de lo prometido en mitad de las convocatorias de exámenes, no hace más que confirmar
que el rector no ve en las estudiantes más que fondos universitarios a las que exprimir para obtener
su sueldo.
Desde el Frente de Acción Estudiantil se exige que se cumplan las promesas que el rector de la
universidad hizo a las estudiantes y el precio de las asignaturas suspensas no aumente durante el año
que viene. Exigen así mismo que se elimine de una vez por todas este abuso hacia las estudiantes en las
universidades de Murcia y Cartagena. Por ello, llaman a todas las estudiantes, al Consejo de Estudiantes
de la Universidad de Murcia, a todas las delegaciones de la Universidad de Murcia y a todo el personal
docente a acudir el lunes 6 de julio a las 19:00, a concentrarse frente al rectorado de la universidad
cumpliendo con todas las medidas sanitarias (mascarillas, desinfectante, distancia social) para exigir
que la universidad cumpla con su palabra. Invitan así mismo a los agentes sociales, sindicatos y
partidos que, como ellas, entiendan esta situación como un abuso y una injusticia ante la que deben
mostrarse unidos.

Deja un comentario