En una respuesta dirigida a la diputada de Unidas Podemos por Valencia, Rosa Medel,
y a los también diputados del Grupo Confederal, Juantxo López de Uralde y Txema Guijarro, el
Gobierno reconoce que no descarta una nueva Declaración de Impacto Ambiental para el
proyecto de ampliación del Puerto de Valencia.
Según el escrito dirigido a Medel, López de Uralde y Guijarro, “La eventual tramitación
de una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA), no es una decisión que se pueda basar
en criterios de oportunidad política o valorativos, sino en criterios estrictamente jurídicos y
técnicos, y serán estos criterios, una vez analizado el proyecto definitivo, los que determinen si
es necesaria una nueva DIA o no”.
Para Unidas Podemos, que en su iniciativa parlamentaria solicitaba un nuevo estudio
de impacto ambiental ante el proyecto de ampliación del Puerto de Valencia, ya que “el primer
estudio se realizó en 2006, y el nuevo proyecto de ampliación implica cambios sustanciales que
no deben pasarse por alto, en ningún caso”, la respuesta del Gobierno no debe dejar de lado
que “en el nuevo proyecto del Puerto de Valencia que incluye la ampliación norte, no se exigió
un nuevo Estudio de Impacto Ambiental, pues se dio por válido el realizado en 2006”.
“Cuando hemos pedido que se realice un nuevo estudio de impacto ambiental, no
hablamos de criterios de oportunidad política o valorativos, sino de criterios puramente
jurídicos y técnicos, tal y como señala el Gobierno en su respuesta, ya que han pasado 14 años
desde que se realizó una evaluación ambiental para un proyecto que, además es
sustancialmente distinto”, argumentan desde el Grupo Confederal.
Por eso, para el diputado verde y también presidente de la Comisión de Transición
Ecológica, “Es totalmente oportuno reevaluar la DIA, de acuerdo a criterios técnicos y a las
actuales circunstancias, que no son las mismas que en 2006. El nuevo proyecto tiene que pasar
una nueva evaluación de impacto ambiental, que revise su idoneidad para las circunstancias
actuales, teniendo en cuenta la grave crisis climática y ecológica que estamos viviendo”.
Por su parte, la diputada valenciana Rosa Medel señala que “Una nueva ampliación
debe tener en cuenta las repercusiones medioambientales sobre la ciudad, las playas y las
personas. Nadie entendería una ampliación con una declaración de impacto ambiental de hace
14 años. Debemos garantizar que no habrá un impacto negativo; de lo contrario la APV
encontrará oposición legal y vecinal”.

Por su parte, la también diputada valenciana Roser Maestro, insiste; “No se puede
pretender que una DIA que se elaboró hace más de una década, con un proyecto que
contemplaba un volumen de dragado 14 veces inferior, sea aún vigente para la actuación que
impulsa ahora la Autoridad Portuaria. Pero todavía se puede pretender menos que las
condiciones climáticas y ambientales actuales sean las mismas que se habían de atender en
2007. El Gobierno ha declarado la emergencia climática y ambiental, y por tanto esta
declaración debería traducirse en medidas reales y efectivas para no seguir causando daños en
el territorio: en el Puerto de València tenemos una buena oportunidad de demostrar que el
gobierno realmente actúa contra el cambio climático “.

Deja un comentario