CALIFICAN DE COSMÉTICA LA REDUCCIÓN DEL GRAVAMEN DEL IBI APROBADA
EN EL ÚLTIMO PLENO MUNICIPAL POR CONSIDERARLA IRRELEVANTE E
INSUFICIENTE
DEMANDAN UNA NUEVA VALORACIÓN CATASTRAL ACORDE CON LAS RENTAS
DEL MUNICIPIO Y REDIMENSIONAR EL GASTO PÚBLICO EN CONSONANCIA CON
LOS TIEMPOS DE CRISIS
La asociación de vecinas y vecinos “San Miguel Arcángel” de San Miguel de Salinas ha
presentado alegaciones a la modificación de la ordenanza fiscal reguladora del impuesto
de bienes inmuebles (IBI) aprobada en el último pleno municipal por considerarla
irrelevante e insuficiente. El gobierno municipal aprobó una reducción del gravamen
desde el 0,62 vigente hasta el 0,60. A pesar de esta modificación, que supone un -3,13 %
, los vecinos y vecinos tendrán que pagar más en 2021 que en 2020 debido a la
aplicación progresiva y escalonada de los nuevos valores catastrales resultantes de la
última ponencia de valores.
La entrada en vigor de la nueva ponencia de valores de 2013 supuso que se triplicara el
valor de los inmuebles, un + 340%, según denunció en su día esta asociación. En 2021,
debido a la subida progresiva y escalonada del incremento del valor catastral, se tributará
por el 86 % del valor del inmueble. En 2023 ya se tributará por el 100% de su valor. Sin
embargo, la reducción del tipo impositivo del gravamen no ha ido en consonancia a este
fuerte incremento. Según el historial de las sucesivas modificaciones desde la aplicación
de la revalorización catastral, el gravamen aplicable en 2014 hasta 2021, de aplicarse
esta modificación será de un -11,8 %. Del 0,7 de 2014 se situará ahora en el 0,6.
Califican la rebaja como una simple medida cosmética y demandan una mayor reducción
de la presión impositiva en tiempos de una crisis, que sacude de manera inmisericorde, la
economía de los vecinos y los negocios. En consecuencia, esta reducción conllevaría
redimensionar el gasto público acorde con los tiempos en curso. El gasto per cápita del
municipio se sitúa en 927 €, el mayor con diferencia de otros siete municipios del entorno
de similares características (Rafal, Los Montesinos, Bigastro, Benejúzar, Cox, Dolores y
Redován) y 241 € superior a los 686 € de media de los mencionados municipios. El 40 %
de los 5,5 millones del presupuesto municipal se financian con el IBI, que junto con el
impuesto de vehículos, superan el 50 % del total de ingresos.
La asociación de vecinos solicita en sus alegaciones que, además de una mayor bajada
del gravamen impositivo, el gobierno municipal ponga en marcha una nueva revisión de
los valores catastrales para 2022, que sustituya a la de 2013, que ha quedado totalmente
desfasada. Esa revisión se realizó al calor y a las expectativas del megalómano y extinto
Plan General de Ordenación Urbana, con unas perspectivas de crecimiento que no se han
materializado. De manera solidaria, al igual que las empresas y ciudadanos, el
ayuntamiento también debiera ajustar el gasto a los tiempos que corren.

alegación ordenanza fiscal IBI – copia

Deja un comentario