Pablo Hasél entrando en prisión por cantar raps contra la monarquía,
la misma semana que Rato sale en libertad condicional tras ser
condenado por «apropiación indebida», es decir, robo con las tarjetas
black. Una imagen nítida de la justicia monárquica.
La condena a Hasel, como antes en Valtònic, hacen que España sea
pionera en la censura a cantantes por sus canciones. Censura que no
se aplica cuando unidades del ejército glorifican la División Azul que
combatió junto a los nazis, ni cuando vanaglorian la dictadura de
Franco.
La reacción sin embargo, del mundo de la cultura ha sido una
declaración firmada por más de 200 artistas para reclamar la libertad
de Hasél y advierte: «somos conscientes de que, si dejamos que
Pablo sea encarcelado, mañana pueden ir a por cualquiera de
nosotros, así hasta acallar cualquier suspiro disidente».
Y también inmediata de reacción de la juventud en la calle, con las
manifestaciones en más de 50 localidades catalanas y que han sido
las más masivas desde el estado de alarma. Hay demasiada rabia
acumulada, demasiada impotencia que debe salir, por mucho que el
estado aumente la represión. Las movilizaciones se han extendido a
todo el estado, donde la respuesta también ha sido la represión. La
Plataforma libertad Hasél ha llamado a organizar la lucha con
asambleas abiertas en los barrios.
Y esta vez, que los luchadores que sean detenidos, que no se sientan
solos, para que no ocurra como con los juicios post-sentencia o los
del banco ocupado, en que como decía una abogada penalista,
llegamos a un “suicidio judicial”: es tal la desconfianza de la justicia,
que se paga la multa y asumen los cargos para evitar el juicio.
Tampoco olvidemos que, quien detuvo a Pablo Hasél y quien ha
provocado la represión han sido los Mossos, y se han vuelto a
disparar balas de foam, con otra pérdida de un ojo de una
compañera. ¡El Gobierno en funciones de ERC y JXC se ha limitado a
decir que se abre una investigación!. ¡Disolución de la Brimo!
Libertad inmediata y sin cargos detenidos y detenidas en las
manifestaciones
Libertad de Pablo Hasél
Amnistía para todos los y las represaliadas por la justicia monárquica

Deja un comentario