La Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes en España (ATIM) comprometida con la lucha contra todo tipo de discriminaciones aprovecha el Día Internacional contra el racismo para alertar sobre el auge de la extrema derecha y sobre todo la banalización de sus discursos por parte de algunos medios de comunicación.
Vemos con preocupación cómo en todo el mundo y particularmente en la Unión Europea se están tomando medidas para aislar dicho movimientos extremistas y racistas, mientras en España les blanquean en los medios de difusión y algunos partidos les asocian en sus proyectos políticos y hasta apuestan para gobernar junto a ellos. Denunciamos la burda instrumentalización y la manipulación que protagoniza la extrema derecha, con VOX a la cabeza, del hecho migratorio, esas premeditadas y conocida reincidencias de la derecha demuestra el telón de fondo xenófobo y racista de estos grupos políticos basados en la mentira y en los bulos para sacar rédito político en pro de la convivencia y la cohabitación.
ATIM sabe distinguir entre los que quieren cultivar cizaña y odio, y la inmensa mayoría de la sociedad española que prefiere una convivencia basada sobre el respeto y la consideración mutuos. Por ello, nuestra asociación apuesta y hace para que los colectivos de inmigrantes y particularmente los marroquíes, que representamos una destacada mayoría, a sumarse a los esfuerzos de reconstrucción de un país que nos ha acogido, y con quien nos sentimos identificados y como propio.
Hacemos un llamamiento para que todos y cada uno de nosotros nos levantemos contra los prejuicios raciales y las actitudes intolerantes y sumarnos a las fuerzas viva de este país para construir un país mejor, donde no hay cabida al odio y a al rechazo por razones de origen, de color, de credo y de sexo.
La pandemia por COVID-19 ha tenido un grave impacto en la juventud, particularmente los jóvenes que pertenecen a los grupos minoritarios. Muchos de ellos se ven afectados por un aumento de la discriminación racial, por la interrupción de su educación, o tienen menos perspectivas de empleo y una limitada capacidad para participar en la vida pública, lo que obstaculiza su empoderamiento individual y social.

Deja un comentario