El sindicato convoca para el 23 y 24 de marzo una huelga estudiantil universitaria
en toda la región
El estudiantado está en lucha. El pasado enero en la Universidad de Murcia se vivió
una ruptura, o la evidencia de esta, entre el estudiantado de la UMU y sus
instituciones, afirman desde FAE.
Estas son las dimensiones del conflicto abierto surgido tras la publicación el 4 de
diciembre del reglamento de la convocatoria de enero por parte del Rectorado y el
Consejo de gobierno de la UMU. En este documento se expresaba la controvertida
decisión de establecer las pruebas, por norma general, de forma presencial.
La Región de Murcia se encontraba entonces en un estado crítico, así lo afirmaban los
datos, con +2.000 contagiados diarios, +12.000 contagiados totales, llegando a tener
40 municipios confinados, una incidencia acumulada que se triplicó desde que se
publicara el reglamento hasta la realización de las pruebas en la convocatoria de
enero.
Desde el sindicato afirman que mientras que, a nivel estatal la situación sociosanitaria
exigía que se actuase, desde la universidad y los gobiernos se ignoraron las
preocupaciones del estudiantado ante unos exámenes que a todas luces no
presentaban las medidas de organización y sanitarias para asegurar la integridad de los
estudiantes.
Afirman que las instituciones utilizaron la responsabilidad a la hora de tomar medidas
se utilizó como “un arma arrojadiza”, todo en detrimento del estudiantado, el personal
docente e investigador y el de administración y servicios siguiendo “sus propios
intereses políticos y privados”.
Esto es especialmente grave si tenemos en cuenta que, como afirma la portavoz del
Frente de Acción Estudiantil, María Chinchilla, “ya a 19 de noviembre el Comité
Técnico Asesor COVID-19 creado por la UMU, antes de que la situación empeorase,
afirmaba que vista la situación y las perspectivas de evolución recomendaban que la
Universidad se facilite la realización de los exámenes de enero en formato no
presencial.”
Era también este comité el que recomendaba a 19 de noviembre a la universidad y sus
profesores que planificaran ya los medios y estrategias necesarias para realizar los
exámenes en formato no-presencial.
Ante esto afirma Daniel Serrano, compañero también del sindicato, que “la realidad es
que desde la Universidad no habían sido capaces de elaborar un plan de evaluación
alternativo que permitiera compaginar una evaluación justa para los estudiantes, así
como su salud”.
“Sin embargo, no encontramos los culpables únicamente en el Rectorado y el Consejo
de Gobierno de la Universidad de Murcia, sino que también en el Ministerio de

Universidades, el Gobierno Regional, la Consejería de Sanidad, la Consejería de
Universidades… Todos cómplices en esta injustificable vulneración de los derechos de
los estudiantes” afirma Serrano.
Ante esta situación, y desde el Frente de Acción Estudiantil, se convoca este 23 y 24 de
marzo la huelga estudiantil universitaria. Desde el FAE expresan: “no solo convocamos
esta huelga como protesta ante la imperdonable gestión de la Universidad de Murcia
de la pandemia, sino como plataforma para exigir que no se repita, bajo ningún
concepto, una situación como ésta, ni en la universidad ni en ninguno de los centros de
estudios”.
Desde el sindicato afirman que “es hora de que los estudiantes levantemos la voz y
hagamos valer nuestros derechos, debemos luchar por un sistema educativo que
satisfaga las necesidades del estudiantado, no los intereses de las instituciones
dirigidas por el sector privado y sus políticos”.
Ante esto el Frente de Acción estudiantil presenta las siguientes exigencias:
• Equiparación del precio de las 2ª matrículas al de las 1ª
• Reparto de mascarillas FPP2 a todos los estudiantes antes de cada examen de
las convocatorias de junio y julio
• Elaboración de un plan de transporte eficiente con la intervención de FAE,
CEUM y de los sindicatos de transporte
• Bono de transporte público gratuito de estudiantes para las evaluaciones de
junio y julio
• Establecer y planificar la opción de poder realizar convocatoria online en caso
de que sea inviable una convocatoria presencial en las evaluaciones de junio y julio
• En caso de convocatoria online asegurar reparto de todo material tecnológico
necesario, así como de medidas de evaluación justas para los estudiantes
“Tras la última convocatoria el estudiantado guarda una gran preocupación. Tememos
que la negligente gestión de la Universidad de Murcia de la pasada convocatoria pueda
repetirse en futuras ocasiones si la situación es similar” añaden.
Concluyen que “Con el objetivo salvaguardar la integridad física y mental de los
estudiantes, trasladamos aquí nuestras reclamaciones, consideramos que estas son las
condiciones mínimas para proteger la salud de los estudiantes y ofrecer unas
evaluaciones justas”.

Deja un comentario