{… Jefté estaba en extremo celoso de Noé, no podía retener ni sus palabras (que no escuchaba), ni sus acciones (que no comprendía). 
El arca en la cima de la montaña le parecía  no sólo un despropósito, era una blasfemia, un insulto a la inteligencia de sus congéneres: ¿cómo iba a llover sin parar hasta inundar el mundo? ¿de dónde se le podía ocurrir semejante tontería?¿en qué mente podía concebirse que dios, su dios, dejaría la tierra deshabitada de personas y animales? 
Jefté juntó lleña seca. No lo dejaría escapar. 

Esperó pacientemente que todos durmieran y regó de fuego la embarcación. 

El arca, llena de vida, estaba en llamas…} 

ECOLOGÍA:                                                ¿Por qué este suicidio colectivo?      

El hedonismo ( Aristipo de Cirene, siglo IV a. C.)  no consistía en afirmar que el placer era un bien, ya que dicha afirmación había sido admitida por otras muchas doctrinas éticas muy alejadas del hedonismo, se trataba de considerar que el placer era el único y supremo bien.

Hubo una vez que el ambientalismo intentaba salvar seres y lugares salvajes. «La belleza del mundo viviente que estaba tratando de salvar siempre ha estado en mi mente», le escribió Rachel Carson a una amiga. «Eso, y la ira por las cosas absurdas y brutales que se estaban haciendo». Silent Spring, que inspiró la formación del movimiento ambiental moderno, fue más allá que una crítica a los pesticidas: fue un llamado de atención contra la destrucción del mundo natural por parte de la sociedad industrializada, un consorcio de verdaderos psicópatas del dinero, con vínculos directos y comprobados entre empresas, funcionarios del estado, y ganters de las más variadas mafias del mundo. 

El nivel de destrucción del medio ambiente a día de hoy, nos ha puesto en peligro real. Como todos los animales, necesitamos un hogar: un manto de aire, una cuna de tierra y un vasto conjunto de criaturas que hacen ambas cosas. No podemos crear oxígeno, pero otros, desde el diminuto plancton hasta las altísimas secuoyas, sí pueden. No podemos construir suelo, pero sí lo hacen los lentos círculos de bacterias, ciervos y pastos dulces.

Todos ellos se están desangrando, especie por especie, el calentamiento global parece un arca de Noé pero al revés, mientras la huella del carbono avanza y muchas regiones arden, los seres nos chamuscamos muy despacio como la vieja rana en su olla. 

Cinco décadas de activismo ambiental no han detenido la destrucción. Ni siquiera lo han frenado. En cambio, los seres y biomas que alguna vez fueron el centro de nuestra preocupación han desaparecido de la conversación y el objetivo del ambientalismo se ha transformado en una pregunta singular: «¿Cómo podemos salvar la civilización industrial y hacerla sostenible?», puro lenguaje de marketing barato. 

Es realmente paradógico como el cerebro ha evolucionado creando herramientas, es decir, fabricando con las manos nuestra prolongación de los sentidos, porque eso es una herramienta, sea de piedra o tecnológica, una simple extensión que reemplazan y amplifican esos cinco sentidos.
Aquellos que insisten en esta cuestión se conocen como «ecologistas de color verde brillante» y están en las pantallas. Dicen creer que la tecnología y nuevos diseños pueden hacer que la civilización industrial sea sostenible y que las llamadas «tecnologías verdes» serán eficaces para preservar el planeta. Algunos ecologistas de color verde brillante son políticos y escritores conocidos y queridos como Al Gore, Naomi Klein y Bill McKibben. El grupo también incluye organizaciones grandes y establecidas que se dedican a combatir el cambio climático como Sierra Club, Greenpeace International, Audubon y la Fundación Rockefeller.

Estos activistas comprometidos han ayudado a llevar la emergencia del cambio climático a una conciencia amplia, y eso es una gran victoria ya que los glaciares se derriten y la tundra arde. Pero creemos que los verdes brillantes están usando la variable INCORRECTA.
Todas las soluciones al calentamiento global que presentan dan por hecho que nuestra forma de vida actual y la salud del planeta deben «ajustarse», pero ni se les ocurre atacar el actual sistema.
Eso es todo lo contrario: la salud del planeta debe ser más importante que nuestra forma de vida porque sin un planeta sano no existirá ninguna forma de vida.
¿A que una niña o niño de 6 años lo comprende?

La única forma de estrategia que conocen es construir su narrativa verde brillante y así borrar toda conciencia de las criaturas y comunidades que se consumen en silencio o son asesinadas.  Simplemente no existen, y si existen, no importan. Tomemos, por ejemplo, el tejo de Florida, cuyo hogar es un tramo de 30 km, ahora amenazado por la producción de biomasa. O el gato montés escocés que suma un sombrío rectángulo de 35 km2, todos en riesgo por una instalación eólica propuesta.

“El progreso”, nos recuerda la escritora de Chickasaw, Linda Hogan, “es una especie de locura que es un dios para la gente. Las personas decentes cometen crímenes horribles que son aceptados debido al progreso «. Y así nuestra cultura se precipita hacia nuestro nuevo paradigma industrial, y los gatos monteses quedarán consignados a la historia.

Una realidad muy mal entendida:          Los hechos reales sobre la energía supuestamente renovable son difíciles y peores de comprender para la gente común. La primera verdad es que la civilización industrial requiere niveles gigantescos de energía. El segundo es que los combustibles fósiles, especialmente el petróleo, son funcionalmente «insustituibles». Escalar la tecnología actual de energía renovable, como la solar, la eólica, la hidráulica y la biomasa, equivaldría a un ecocidio. Considere que el 12% del territorio continental de los Estados Unidos tendría que estar cubierto por parques eólicos para satisfacer la demanda actual de electricidad. Pero la electricidad es solo una sexta parte del consumo de energía de la nación. Para cubrir el consumo total de energía de Estados Unidos, el 72% de ese país  tendría que estar dedicado a parques eólicos. En realidad, el desarrollo solar y eólico amenaza con destruir tanta tierra a nivel mundial como la expansión urbana, más el petróleo, el gas, el carbón y la minería combinados para 2050.

En tercer lugar, la tecnología solar, eólica y de baterías son, por derecho propio, ataques contra el mundo viviente. De principio a fin, requieren devastación a escala industrial: minería a cielo abierto, deforestación, intoxicación del suelo que es permanente en todo menos una escala de tiempo geológica, extirpación y extinción de especies vulnerables y más uso de combustibles fósiles. En realidad, las llamadas tecnologías “verdes” son algunos de los procesos industriales más destructivos que se hayan inventado. No salvarán la tierra. Solo acelerarán su desaparición.

Hay soluciones una vez que enfrentemos el problema real. En pocas palabras, tenemos que dejar de destruir el planeta y dejar que el mundo regrese. Un estudio reciente publicado en «Nature» descubrió que podríamos reducir a la mitad la cantidad de emisiones de carbono acumuladas en la atmósfera desde la Revolución Industrial al revertir alrededor del 30% de las tierras agrícolas del mundo a su estado natural. Esto tendría el beneficio adicional de preservar alrededor del 70% de los animales y plantas en peligro de extinción. Esta es la fruta más barata cuando se trata de combatir el cambio climático y sanar nuestro planeta. En todas partes podemos ver ejemplos de cuando los heridos son curados, los desaparecidos aparecen y los exiliados regresan. Los bosques se reparan, los pastos echan raíces y el suelo secuestra carbono.
¿Es demasiado tarde?, no lo sabemos. 

Si el ecologismo va a ayudar a salvar el planeta, y si va a responder al calentamiento global de alguna manera acorde con la amenaza, necesitará volver a sus raíces, recuerde el amor que los fundadores como Rachel Carson y Aldo Leopold tenían por la tierra. Necesitamos jurar nuestra lealtad a este planeta, el planeta que alberga la única vida que conocemos en el universo. Jack D. Forbes escribió que «el universo es nuestro libro sagrado, la tierra nuestra génesis, el cielo nuestro pergamino sagrado». Este mundo es nuestro único hogar y profanarlo es un mal profundo. Reparar y proteger es nuestro llamado.

Ha llegado el tiempo de desesperarse pero organizados, pequeños grupos en red con acción directa, creemos que ya ni tenemos tiempo de confrontar el sistema, repleto de leyes y armas en nuestra contra.

Tenemos que recuperar nuestro movimiento y defender la razonabilidad de abandonar los Estados tan primitivos y dañinos para la gran mayoría.
¿Cómo podemos hacer más?
Pensemos en alcanzar en 10 años  gastar un 80% menos de energía.

Las futuras generaciones, el tejo y los gatos monteses nos necesitan mientras el Arca del viejo Noé se está quemando ahora y el tsunami de fuego llegará… inevitablemente.

Oscar Cusano Colectivizando2020@gmail.com 

Deja un comentario