El Puerto de Arguineguin y el aeropuerto de Las Palmas de Gran Canarias, foco de las
acciones de este martes de la Caravana Abriendo Fronteras en su paso por la isla
para visibilizar la violación constante de los derechos humanos.
Tras el «militur» del lunes por los espacios más representativos de la violación de los
derechos humanos que se producen en la isla, como Canarias 50, el CIE de Barranco Seco
y Frontex, la Caravana de 350 activistas continua este martes sus acciones en dos lugares
especialmente simbólicos: El Puerto de Arguineguin, principal puerto de operaciones de
Salvamento Marítimo y uno de los puntos calientes por las condiciones inhumanas en las
que se retiene a quienes migran, y el aeropuerto, el lugar desde donde en tantas ocasiones
las personas en movimiento son deportadas.
La Caravana Abriendo Fronteras continúa con su programa en la isla de Gran Canaria,
donde cerca de 350 activistas de todo el Estado y de otros países de la UE se han dado cita
con el objetivo de visibilizar el bloqueo y la vulneración de derechos que sufren las personas
migrantes en el archipiélago.
Ya lo hicieron el lunes en su paso por Canarias 50, el CIE de Barranco Seco y Frontex,
donde llevaron a cabo diferentes acciones para denunciar el racismo y la violencia
institucional.
Según declaran desde la organización en su manifiesto:
“Las personas que migran quedan prácticamente inmovilizadas y contenidas a través de
trabas burocráticas, limitaciones en la libertad de movimiento, vallas, controles, detenciones
y deportaciones”
Las acciones continúan este martes a las 9:30 horas en una manifestación frente a la
Subdelegación de Gobierno de las Palmas de Gran Canaria.
Más tarde, a las 11 horas, frente a la sede del periódico La Provincia, la Caravana también
denunciará el papel de los medios de comunicación en la difusión de los mensajes de odio
contra las personas migrantes, fomentando actitudes xenófobas y creando el caldo de
cultivo idóneo para la propagación del racismo y la violencia.
Una hora más tarde, a las 12 horas, las activistas se reunirán en el Cementerio Agüimes
para realizar un homenaje a las personas fallecidas y desaparecidas en la ruta canaria,
considerada actualmente como una de las más peligrosas y con uno de los índices de
mortalidad más altos. Segun informa la. organización, «sólo durante el pasado año, cerca
de 600 jóvenes -entre los que se incluyen menores de edad y niños- perdieron la vida
mientras intentaban cruzar en patera hacia las islas. Son cifras del programa Missing
Migrants de Naciones Unidas, que intenta documentar las víctimas mortales en esta ruta
migratoria y que reconoce el dato como una «estimación mínima», debido a la imposibilidad
de contabilizar aquellas embarcaciones que el Atlántico se ha tragado con todos sus
ocupantes y sin dejar ningún rastro».

Deja un comentario