Casi un año después de su aprobación, ha vuelto al debate plenario la ordenanza de tenencia de animales en el entorno humano y en concreto el tema de las pruebas de ADN. Esta vez no ha sido a propuesta del Gobierno del PSOE, ni de ningún grupo de la corporación, ha sido una iniciativa de la ciudadanía preocupada por la falta de información y de explicaciones al respecto por parte del gobierno. Una ciudadanía empoderada que ha sido capaz de movilizar a una gran cantidad de gente muy diversa con un nexo de unión. Una gente que, a diferencia de quien tiene que poner en marcha las medidas que contemplan la ordenanza, han recopilado una gran cantidad de información y experiencias otros municipios donde se ha implantado.

Ha sido un tirón de orejas para algunos de los regidores que formamos parte de la corporación municipal y tenemos que hacer autocrítica: nos ha faltado seguimiento de los acuerdos que se toman en el salón de plenos. Esta modificación para la inclusión de las pruebas de ADN en las defecaciones de perros fue propuesta por Ciudadanos, el Gobierno de Toni Francés la presentó para su aprobación y fue votada favorablemente por estos dos grupos además de Compromís y Guanyar Alcoi, con la abstención del PP. Por lo tanto salió adelante sin ningún voto en contra.

Haciendo memoria de lo que pasó en aquel plenario, en mi intervención ya manifesté nuestras dudas y las prisas con que se había presentado la documentación, de manera incompleta. También recordé que en mi breve etapa en la gestión de la concejalía de salud pública (durante un año) nos lo planteamos, aunque después de estudiar el tema con la técnica del departamento, fue descartado por el coste económico y la falta de garantías jurídicas y de viabilidad. Pero lo más importante y lo que más nos preocupaba, y así lo manifestamos, es que esta medida tenía que ir ligada a una campaña de información y concienciación muy fuerte. A propuesta de Guanyar Alcoi en los presupuestos de 2017 se disponía de 60.000 euros para hacer un plan de ocupación para la limpieza técnica de micciones de perros; además la nueva contrata de limpieza viaria tenía que estar adjudicada y trabajando durante el 2017. Todo esto junto haría que nuestra ciudad estuviera más limpia, pero haciendo balance al cierre del año, la campaña previa fue inexistente, la limpieza específica ni se ha planteado y el contrato de limpieza viaria va camino de estar durante seis años caducado.

En cuanto a la aplicación de la ordenanza al día de hoy tenemos las mismas dudas iniciales:

¿Quién hará las analíticas y garantizará la cadena de custodia? ¿Cuál será el porcentaje de pruebas válidas? Ante un recurso por posibles contaminaciones de muestras, ¿qué resultados positivos se obtienen?

En el borrador del presupuesto no aparece ninguna partida al respeto. ¿Qué coste anual supondrá para el Ayuntamiento?

¿Cuál será el protocolo a seguir? ¿La empresa que gestionará el servicio ha presentado algún estudio de resultados previstos? ¿Qué porcentaje de animales censados es necesario para garantizar la viabilidad de la medida? En un principio no se cuantificaba, después el regidor de medio ambiente Jordi Martínez, aunque la regidora encargada del área de salud pública es Aroa Mira, hablaba de un censo significativo y ahora se concreta en 6.000 perros censados, para empezar a hacer analíticas. ¿En el caso de no llegar a esta cifra no se pondrá en marcha la medida? ¿Los propietarios que han presentado el patrón de ADN pueden demandar a la administración, en el caso de no aplicar la medida?

¿Se tienen informes con datos de municipios donde la experiencia ha sido un éxito? O¿ es suficiente con la palabra de quien tiene que hacer negocio con las analíticas?

No son pocas las preguntas y nos da la sensación que hasta el momento sólo se conocen las obligaciones de los propietarios y no se sabe nada de las obligaciones del Ayuntamiento.

Con toda la información que ahora disponemos y que antes no se tenía, el cambio de postura por parte de Guanyar Alcoi no sólo está más que justificado, sino que pensamos que el que realmente ha incumplido sus compromisos ha sido el gobierno del PSOE. Incumplimiento en la contratación de personal para el plan de limpieza técnica de micciones -y que falta le hace en la ciudad-, incumplimiento en la adjudicación del contrato de la limpieza viaria y sobre todo incumplimiento en el compromiso de informar y de trabajar de manera participada con los veterinarios, la protectora y la ciudadanía.

Tal como dice el refrán: “rectificar es de sabios”. Lejos de denotar debilidad ante la ciudadanía, entendemos que nuestra posición nos permite tener una visión privilegiada de lo que demanda la gente. Todavía hay quién se niega a escuchar y, por el contrario, desprecia y acusa de ser víctimas de manipulaciones a quienes levantan la voz en contra de decisiones injustas y mal gestionadas. Es hora de tratar a la ciudadanía como adulta y aceptar que la democracia va más allá de votar cada cuatro años, hacemos valer la democracia participativa por encima de la democracia representativa.

Estefania Blanes
Portavoz del grupo municipal Guanyar Alcoi

Deja un comentario