Si esto no se cumple, pedirán su dimisión inmediata.

En Podemos Orihuela afirman que se trata de una información de extrema gravedad, puesto que se trataría del cobro de dinero público procedente, además, de la Conselleria de Sanidad, por entonces presidida por el PP.

La postura de la formación morada es exigir a Bascuñana que haga pública toda documentación que acredite que durante esos seis años realizó su trabajo en la Dirección Territorial de Sanidad de Alicante. Si esto no se cumple, el siguiente paso debe ser la dimisión inmediata.

Al parecer, y según información publicada por la edición valenciana de eldiario.es, el alcalde de Orihuela, el popular Emilio Bascuñana, estuvo cobrando durante seis años sin tener un puesto al que acudir en la dirección territorial de la Conselleria de Sanidad en Alicante, a la que estuvo “adscrito funcionalmente”, tras dejar su consulta en el centro de salud Álvarez de la Riva de la capital de la comarca de la Vega Baja.

Bascuñana ha reconocido que no tenía puesto de trabajo asignado en la dirección territorial ni tenía un lugar fijo al que acudir, y que de sus presuntos trabajos de asesoramiento no guarda ninguna documentación ni informe; además, en la propia dirección tampoco hay rastro de su presunto paso como trabajador. Aun así, la Conselleria de Sanidad del PP le fue prorrogando su “adscripción funcional” de carácter temporal año tras año hasta 2014; hoy Bascuñana es alcalde del PP en Orihuela.

En ese lapso de seis años, Bascuñana siguió cobrando por su trabajo como médico de cabecera (más de 55.000 euros brutos) pese a no acudir al ambulatorio, puesto que la adscripción temporal le permitía cobrar este sueldo además del percibido por su presuntamente inexistente trabajo en la Dirección Territorial de Sanidad.

Durante este período, Sanidad tuvo que contratar a tres personas para cubrir su salida del ambulatorio. Esto significa que Sanidad despilfarró el dinero público y benefició a Bascuñana, pagándole por un trabajo que no realizaba al frente del ambulatorio, por un trabajo que todo indica que tampoco realizaba en la Dirección Territorial de Sanidad y, a todo esto, hay que sumarle las contrataciones de estas tres personas.

El PP no solo es un lastre para nuestra economía por Gürtel, Taula, Brugal, etc. sino para nuestros servicios públicos.

Bascuñana afirma que dejó el ambulatorio para irse a la Dirección Territorial de Sanidad porque sufrió un infarto en 2007 y quería rebajar el estrés. Sin embargo, en los registros de la Dirección Territorial no aparece que Bascuñana cogiera vacaciones, ni días de libre disposición o de asuntos propios. Además el personal directivo de la época ha afirmado que nunca vio trabajar a Bascuñana en la Dirección Territorial y que, además, los empleados firmaban todos los días la hoja laboral para poder cobrar y para efectuar control de asistencia. Por supuesto Bascuñana no aparece en dichas firmas.

Todos estos hechos hacen sospechar que Bascuñana estuvo cobrando dinero público por partida doble sin acudir a su puesto de trabajo, y que lo más probable es que tenga que dimitir. No obstante, desde Podemos Orihuela insisten en que haga pública toda la documentación y todas las pruebas que acrediten que el trabajo fue efectivamente realizado.

Deja un comentario