Para comprender la delicada situación que sucede en Francia, debemos saber que desde hace dos décadas el neoliberalismo, multinacionales y empresarios de élite que controlan la política global, están terminando de instalar el modelo capitalista de EEUU e intentando concluir un vasto plan que comenzó finalizada la segunda guerra mundial: La concentración de todos los capitales a nivel planetario con una cadena de estrategias tanto militares, industriales, comerciales y de medios de comunicación. A partir de los años ochenta con Margaret Thatcher y Ronald Reagan , se fueron cumpliendo etapas de expansión y contracción de los Mercados, inducidas y programados sin prisa pero sin pausa.

La lucha por el poder no sólo son guerras ni imposiciones, la batalla principal es cultural, se trata de controlar las mentes inocentes de las y los ciudadanos que no tienen conciencia de su época ni el espacio que ocupan en la historia, simplemente se les ordena o se les crea el deseo, pero siempre se les vigila, se les fiscaliza no solamente sus cuentas sino sus propias vidas, hoy es muy sencillo trazar la rutina de una persona y seguirla, perseguirla y actuar según corresponda. George Orwell ha quedado modesto en sus augurios.

 

UN NUEVO PARADIGMA SE ACERCA:

————————————————

Ante la llegada del fin de la era de los combustibles fósiles y alcanzado un pico de producción sobrepasado sin control alguno, damos tres ejemplos al azar pero hay cientos:

Se calculan que hay novecientas prendas de vestir por habitante, fruto de la deslocalización de las empresas Americanas y Europeas hacia Asia, cuyos empleados trabajaron incontables horas por salarios de miseria, creando al final un stock ilimitado de productos, de maquinarias para crear esos productos, de gasto de energía sin igual en la genealogía del Sapiens, como también una fabricación indisciplinada de automóviles, mil doscientos millones de unidades cuya manufacturación entrará en caída libre a partir de la no posible expansión creada a partir de la crisis de 2008 y la congelación de salarios, combinada con la cuarta revolución industrial llamada 4.0, o el retorno de las empresas ya robotizadas reemplazando la mano de obra humana, y esa imposibilidad de vender 0 KM ha creado servicios paralelos de venta privada de empresas que subastan como marcas blancas en subastas, 100.000 unidades al año sólo en Alemania, que descendió en 2018 un 9,3% (525.172 vehículos menos)

Es tal la contracción de compradores que en El Bierzo van a comenzar a quemar en la basura de la región esas cubiertas de automóviles que ya no se colocan en los mercados emergentes, al incendio gigante de Seseña, el mayor cementerio de neumáticos de España hace unos años, luego se sucedieron 150 más de escala controlada para no llamar la atención de los medios.

El capitalismo así es una tormenta perfecta, sin combustible a vista en 20 o 30 años, (Informe de 1971, “Los límites del crecimiento”), y sin recursos de extracción baratos, Chile baja su extracción de cobre 4 % al año desde el 2004, ya no puede extenderse, reconoce en secreto su inviabilidad y en secreto obrará a tal fin para pasar a controlar lo ya controlado a un nivel más descomunal.

¿Cuál será entonces la variable de ajuste?

La vida, tú vida y la mía, la de todas y todos aquellos que de alguna u otra manera ya no formamos parte del sistema de consumo de bienes.

En 20 años todo comenzará a tomar una escala impensada hoy, y ¿por qué nadie parece enterarse?, porque dentro del capitalismo es imposible dar una solución a la crisis, porque es el capitalismo quien la genera, y no hay más. Es la rana hirviendo de apoco en su olla. El 19 % de la población europea tiene más de 65 años de edad o más. Ni se da cuenta ni lo verá. No habrá jubilaciones superiores a los 400 euros, el desempleo alcanzará entre el 35 y el 40 %. La próxima misión del Neoliberalismo, no os equivoquéis son los mismos que crearon el mercado de esclavos de África, es bajar el consumo global a ese 40 %, esa es la clave. ¿Y cómo lo harán? Recortando y recortando hasta sumirnos en la pobreza más oscura y así de a poco desaparecer. Sin gastos tendrían la posibilidad de continuar gobernado sus privilegios.

Hablamos del 40 % de la población global.

 

Eso se está jugando hoy en Francia.

 

Los gobernantes de esta España ni se enteran en el mundo que viven, herencia directa del Franquismo ignorante, atrasado, y repleto de miedos a cualquier cambio. Ni les preocupa la vida de sus nietos, así son.

La política va teniendo grietas que serán insalvables en poco tiempo, ya nadie creerá, así cayó el imperio romano entre otras cosas, al no poder expandirse se precipitó, sin más.

Preferimos ver las cifras de ese capitalismo nominal, frío, estadístico.

El gobierno francés pretende recortar 72.000 Mil Millones de € en pensiones.

¿Cómo lo harán?

Recortando 4.500 Millones por año hasta 2040, (momento que nosotr@s intuimos que será el colapso o su comienzo visible).

Ahora bien, de esos 4.500 Millones, 2.700 Millones de € irán directamente a las empresas, así de simple, no sólo les recortarán sino que se lo apropiarán, sus avaricias descontroladas no tienen límites y 43.000 Millones de € hasta 2040 ingresarán a sus arcas privadas.

Las consecuencias globales de esas amputaciones de nuestros derechos llevan a la muerte de un porcentaje muy amplio de los pobres, (quizás ese 40 %), verdaderas víctimas de esas balas invisibles de la economía liberal.

En eso consiste un estado, en controlar a la población y traspasar a lo privado, todas y cada una de las plusvalías generadas por los inocentes pueblos que jamás recibieron formación ni política ni económica y menos social.

Por eso la Renta Valenciana de Inserción la cobra el 1 % de los 650.000 parad@s y nadie se queja, ni protesta, y menos que menos y por temor, no se denuncia vía judicial a una administración que debería ser acusada de incumplimiento de la Ley 19/2017, de 20 de noviembre, de la Generalitat, de Renta Valenciana de Inclusión, más el quebrantamiento del Decreto 60/2018, de 11 de mayo, del Consell, por el que se desarrolla la Ley 19/2017, de 20 de diciembre, de la Generalitat, de Renta Valenciana de Inclusión.

Nosotr@s pensamos que no se puede controlar todo, que muchas y muchos despertarán de su letargo cuando comience a temblar su situación personal y familiar…

Claro que París Arderá, tarde o temprano comenzará una nueva era del fuego, ya desde la prehistoria se conoce que la energía disponible daba forma a cada sociedad, en un balance proporcional de demografía, recursos naturales y huella ecológica de sus residuos.

Como dice Antonio Turiel en su artículo “Duelo, tabú y capitalismo”:

{…Y aquí de nuevo se estará planteando dejar de leer.

Tranquilícese. Yo no he venido a proponer una alternativa, porque los sistemas sociales se tienen que construir por consenso. En particular, yo no vengo a venderle el comunismo, porque el sistema comunista, tal y como ha funcionado en la Tierra, es capitalismo de estado y por tanto adolece exactamente de los mismos problemas en materia de sostenibilidad, con el agravante de que encima es represivo y no democrático. Yo solo he venido a explicarle por qué el capitalismo ya no funciona. Por qué, a pesar de sus logros del pasado, solo va traer sufrimiento y eventualmente nuestra destrucción en el futuro. Por qué tenemos que abandonarlo…}

Deja un comentario