La plataforma vecinal Aire Limpio Hoya de Buñol-Chiva se concentró ayer ante las puertas de la Conselleria de Medi Ambient para pedir el cambio de combustible en las cementeras en general y la de Buñol en particular que tiene licencia para incinerar residuos tóxicos y peligrosos. Además registró casi 600 firmas y 30 colectivos que ya se han adherido a las reivindicaciones de la PAL.

A continuación  representantes de quienes allí se concentraron, vecinas/os, representantes políticos, partidos,  colectivos  y por supuesto de la PAL, se reunieron con Joan Piquer y Beatriz Fatás para intercambiar informaciones y  propuestas.

La valoración  es positiva en cuanto a la buena comunicación y algunas  posiciones comunes como la de solicitar un mayor presupuesto para aumentar la calidad y la cantidad de inspecciones a las cementeras.

La nueva autorización de abril será la que nos demuestre si las buenas intenciones son ya hechos y han desaparecido de nuestras vidas los gases y las malas olores que en este momento han disminuido porque la producción está siendo muy  baja y han estado de reformas. Sin embargo no podemos ser demasiado optimistas puesto que los residuos líquidos son los que más poder calorífico tienen y más ganancias les reportan a las cementeras, Esperamos que CEMEX  demuestre también  con hechos las buenas prácticas que anuncia en los medios y NO recurra la nueva Autorización  en la que se nos ha prometido que serán recortados por ser  tan perjudiciales para nuestra salud personal y ambiental.

Deja un comentario