A fuerza de no hacer lo que deben, las concesionarias de carga y descarga y la autoridad portuaria están poniendo en riesgo la actividad. Por lo pronto la Conselleria paraliza la actividad un mes.

Podemos Alicante se felicita de la decisión de la Conselleria en la defensa de la salud de los ciudadanos y de la propia legalidad por la que se decretaban los procedimientos de carga y descarga, y considera que debe mantenerse inflexible en la exigencia de que la carga y descarga de graneles pulverulentos se realice en naves cerradas en depresión.

Para el 4 de abril fecha en que expira la autorización de la Conselleria para la emisión a la atmósfera de partículas contaminantes no hay otra solución que esa: naves cerradas y en depresión.

Deja un comentario