El PSOE que preside la comisión de estudio sobre la remunicipalización del agua en Riba-roja da por concluida la misma en tan solo dos reuniones y apenas dos horas de trabajo.

En el día de ayer tuvo lugar la segunda y última de las reuniones de trabajo para intentar conseguir la remunicipalización del agua en Riba-roja. Esta comisión se constituyó a instancias del grupo de Podemos en el ayuntamiento, Riba-roja Puede, el pasado pleno ordinario de septiembre, y debería haber elaborado una memoria, tal como consta en el acuerdo y finalidad de la comisión, que recogiera los aspectos sociales, jurídicos, técnicos y financieros que sirvieran para determinar la forma de gestión del servicio. Pues bien, el partido socialista ha dado por cumplida las funciones de la comisión al votar en contra de la realización siquiera de un estudio que pudiera servir para la elaboración de la memoria que mandató el pleno. Fueron los concejales de Podemos los que propusimos que para evitar susceptibilidades y conflictos de intereses, el estudio sobre la posibilidad de realizar la gestión directa del agua en Riba-roja fuera encargado a una de las universidades valencianas, pero esta propuesta fue rechazada por los votos de PSOE, PP y Ciudadanos. Posteriormente también fue rechazada la posibilidad de gestión directa del servicio de agua con los votos en contra de PSOE y Ciudadanos, muy unidos en la privatización de servicios en este ayuntamiento, y la abstención del PP, frente a la opción de gestión directa mantenida por Podemos, Compromís y EU. Tras esta votación el presidente de la comisión, el socialista José Ángel Hernández, dio por cumplido el objetivo de la comisión y dio por concluida la misma.

Para este grupo político es vergonzoso que un partido que tiene en su nombre la palabra socialista se haya negado a la posibilidad de estudiar la viabilidad de una gestión directa, y tenga tanta prisa en dejar en manos privadas el servicio.

Nuestros concejales les dimos la vara de mando para que realizasen cambios reales, y echamos en falta al PSOE de la oposición, ése que defendía la gestión directa en vez de la privada. Esta circunstancia nos lleva a preguntarnos qué hemos ganado votándoles a ellos si se comportan de la misma forma, o peor, que el Partido Popular.

Lamentamos que el pueblo de Riba-roja pierda de esta forma la posibilidad de que el agua sea pública, perdiendo la oportunidad de pagar menos en los recibos, puesto que al quedarse en manos privadas tenemos que seguir pagando IVA y beneficios industriales a una empresa concesionaria.

Sí que es cierto que realizar una gestión pública da más trabajo que darle el negocio a una mercantil, pero queremos animar a los socialistas a que sean valientes y trabajen para el pueblo, puesto que no fueron elegidos para delegar el trabajo que deberían hacer ellos en empresas, sino para que fueran ellos los que lo hicieran.

Por último, también nos preguntarnos cuánto más van a seguir aguantando los concejales de Compromís y EU en un gobierno presidido por el PSOE que, además de estar dirigido por un alcalde imputado por prevaricación y fraudes investigado a instancias de la Fiscalía, opta por incumplir sistemáticamente lo acordado en el Pacte de l’Ateneu por el que se comprometían a remunicipalizar los servicios privatizados.

Deja un comentario