IzAb, tras conocer el auto sobre Caja España, lamenta que la deplorable situación de la justicia permita que la causa quede sin esclarecerse

Prácticamente un año después de decidir personarse en la llamada ‘causa Caja España’, Izquierda Abierta (IzAb) debe lamentar hoy que se haya archivado el caso por la prescripción de delitos, según el auto emitido por el juzgado de instrucción número 1 de León. A expensas de conocer si la Fiscalía presentará también recurso, en IzAb se está valorando con calma el auto de cara a presentar uno propio.

Lo que sí consideramos es que el pésimo funcionamiento de la justicia y su situación calamitosa están directamente relacionadas con esta decisión del juez instructor. Nos parece una triste derrota y, una vez más, nos deja con esa sensación de que una mano negra ‘se mueve’ detrás de este asunto (y otros relacionados con la justicia cuando se tocan determinados intereses y nombres propios). En todo caso, queremos recordar que la causa queda sin esclarecer.

Para IzAb, la gravedad de los supuestos delitos y sus desastrosas consecuencias no deberían poder quedarse tal cual, como establece un auto como el dictado. Que la justicia no sea capaz de ser justa porque es demasiado lenta para cumplir con los plazos establecidos se traduce, a todos los efectos, en que nos hurtan su aplicación.

Recordemos que en el caso ‘Caja España’ estaban implicados 14 ex consejeros de la entidad por la concesión de créditos millonarios al ex presidente Santos Llamas. Se trataba pues de presuntos delitos de administración desleal de las cúpulas de la propia Caja España, Caja Duero y la entidad resultante de ambas, Banco CEISS. Si la causa queda   como refleja el auto dictado hoy, ni siquiera se valorarán las responsabilidades de los investigados, algo profundamente injusto para las provincias que han sufrido la gestión que desmanteló las entidades.

Sufrimos cada día las consecuencias de las decisiones tomadas en su momento. De hecho, hemos pasado de tener una Caja de Ahorros a depender de un Banco Andaluz. No podemos más que volver a insistir en que todas y todos debemos ser iguales ante la Ley y aplicarse de forma ecuánime, tanto para quien roba una barra de pan, como para quien roba parte del futuro de millones de personas. Es poco entendible para la mayor parte de la sociedad que haya quienes puedan esquivar la acción de la justicia por causas ajenas a la misma o por interferencias de terceros.

Deja un comentario