El próximo domingo 19 de diciembre a las 12 tendrá lugar en Twitter una campaña concienciando sobre el sufrimiento que causa la pirotecnia en niños con autismo, animales, personas con enfermedades y como afecta al medio ambiente pidiendo la prohibición o regulación como en muchos países y ciudades.
Miedo, ansiedad, estrés e ira son algunos de los síntomas que experimentan los niños que sufren del Trastorno del Espectro Autista (TEA) al escuchar el estruendo de la pirotecnia y de la pólvora. El ruido de un petardo o cualquier pirotecnia es un sonido sumamente intenso y ellos lo perciben de manera muy vívida. Sienten como si estuvieran en el medio de un bombardeo en una guerra, como si cayeran bombas al lado de ellos. Y esto genera muchísimo estrés, muchísima liberación de los neurotransmisores propios del estrés y genera un gran nivel de alteración conductual y emocional. Y por otro lado, al ser totalmente impredecibles, es algo frente a lo cual no se pueden preparar y lo viven con muchísima angustia, se desorganizan e incluso se autolesionan.

La pirotecnia afecta a las mascotas

Aunque para las personas la pirotecnia resulta algo llamativo y divertido, los animales se convierten en los seres más vulnerables frente a esta.

En numerosas ocasiones, expertos veterinarios han señalado que la pirotecnia tiene graves consecuencias en nuestras mascotas, incluso, algunos pueden perder la vida y no precisamente por una explosión, sino por los ruidos fuertes que provocan.

Manuel Lázaro, especialista veterinario del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid, explica que el ruido fuerte generado por la pirotecnia puede afectar entre un 30% a un 40% de los perros, pues les genera repercusiones psíquicas o físicas. Famosos como Dani Rovira se unieron en su día a la campaña contra la pirotecnia, de hecho el humorista difundió un vídeo de como su perra sufría por culpa de los petardos, lo que es diversión para unos, supone terror para otros y son muchos los animales que sufren.

Los artefactos relacionados con la pirotécnica contribuyen a aumentar los niveles de contaminación de las ciudades y con ello, potenciar el cambio climático. Los fuegos artificiales, hogueras, espectáculos de luces y todo tipo de pirotecnia se utilizan alrededor del mundo como señales de celebración además de afectar también a personas con enfermedades.

Diego Nevado Martínez, activista y convocante de la campaña indica: «ya en 2019 estuvimos en la puerta del ayuntamiento de Valencia sensibilizando sobre esta causa y recibiendo un tremendo acoso anónimo mediante llamadas que acabó siendo denunciado por coacciones, acoso y amenazas en la policía Nacional de patraix lo que nos da a entender que a ciertas personas el sufrimiento de niños, animales o personas con enfermedades no le importa absolutamente nada y recientemente el alcalde del Valencia, Joan Ribó llegó a priorizar su rato de diversión por encima de los derechos de los animales ya que se hizo muy cerca de una colonia felina a pesar de ser avisado por los colectivos animalistas de lo que provocaría, en cuanto a los niños con autismo y otros colectivos es terrible el sufrimiento que la pirotecnia causa y lo único que pedimos es que lo que es diversión para unos no sea terror para otros y se prohíba o regule tal y como se hace en otros lugares que como siempre nos llevan la delantera en cuanto a bienestar general, pretendemos ser tendencia el domingo a partir de las 12 de la mañana con el hashtag #sinpirotecnia etiquetando al alcalde y ayuntamiento de Valencia» declara.

Deja un comentario