El Gobierno local de l’Alfàs del Pi está de enhorabuena porque por fin ha logrado que le otorguen los tan ansiados fondos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI).  Pero el maná europeo viene con gato encerrado que hipotecará gravemente el futuro de todas las vecinas y vecinos.  Nadie del equipo de Vicente Arques ha salido a explicar de dónde van a sacar los cinco millones que tiene que aportar el propio Ayuntamiento.  Y la oposición no puede explicarlo en el canal oficial del Ayuntamiento, que debería de ser de y para todas y todos, pero en el que está vetada y no tiene voz.  Por tanto, lo haremos en las siguientes líneas.

En el Pleno Extraordinario del 21 de noviembre para solicitar las ayudas de los fondos FEDER y aprobar el Documento de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado de l’Alfàs, nuestros dos concejales de Podemos votaron en contra.  En un artículo de prensa subido a la web del Ayuntamiento un par de horas después, el portavoz del Equipo de Gobierno nos tachó de irresponsables.  No es la primera vez que lo hace cuando no le bailamos el agua, ni tampoco la primera en la que el tiempo nos ha dado la razón.

Podemos advirtió de lo que ahora se confirma: Menos habitantes, menos ingresos

En el Pleno de febrero de este año, nuestra concejal Juana María Hernández Peña, motivó nuestro voto en contra de presentar un contencioso contra la resolución del INE que baja el número de habitantes del municipio de 21.494 a 18.394, diciendo: “Consideramos que defender los intereses del municipio no equivale a pleitear y visitar un tribunal tras otro a cargo del erario público, sino hacer las cosas que tocan cuando toca, y no ir de sobrados como acostumbran. A más a más con un contencioso que ya nace condenado al fracaso, y si no, al tiempo.”  También en esta ocasión se nos tachó de irresponsables y se nos acusó de ir en contra de los intereses del pueblo, pero no solo por eso las dos votaciones van relacionadas.  Efectivamente, el tiempo ya nos ha dado la razón. Hay sentencia firme contra la que no cabe recurso ordinario alguno y que ratifica los datos del INE.  Y además condena al Ayuntamiento a pagar los gastos del juicio. Una noticia que naturalmente no se ha visto reflejada en ninguna parte, sobre todo en la web oficial del Ayuntamiento ha brillado por su ausencia, y lo hace a sabiendas que afecta aún más nuestra capacidad de recaudar el dinero para hacer cuadrar los maltrechos presupuestos del municipio.

Porque menos habitantes significa menos ingresos.  Y éste fue uno de los argumentos que suscitó nuestro voto en contra el pasado mes de noviembre.  Un voto motivado por nuestro sentido de responsabilidad y por nuestra capacidad de previsión. Ya lo explicó entonces en su intervención nuestra concejal: “No hemos venido aquí a practicar el «bienquedismo», sino a hacer una política seria y responsable”.

Dos factores que perjudicarán gravemente al bolsillo de las alfasinas y alfasinos

El Interventor Municipal de l’Alfàs viene incluyendo desde hace mucho tiempo en cada informe una serie de advertencias sobre la falta de crédito adecuado y suficiente para financiar posibles incrementos de gastos.  Y aunque el informe para los fondos EDUSI no se manifestó exactamente desfavorable, los avisos que resaltó el Interventor sobre la trascendencia y efectos en el supuesto de la concesión de la ayuda, producen algo más que respeto.

Que a medianos de mayo un gobierno con mayoría absoluta todavía no haya logrado cerrar los Presupuestos municipales para el año en curso, como es el caso de l’Alfàs, hace saltar todas las alarmas sobre la salud de las finanzas del municipio.  Indica que los cinco millones que va a tener que costear el Ayuntamiento de sus arcas, solo pueden venir de recortes y aumentos directos o indirectos de impuestos.  Y si tenemos que repartir lo que nos toca pagar entre 3.000 vecinos menos, peor sorpresa aún nos vamos a llevar.

Incapacidad de gestionar

La otra razón de peso para nuestro voto en contra y nuestra preocupación hacía el futuro de nuestro municipio, es la enorme falta de capacidad de gestionar los proyectos que han demostrado tener todas y cada una de las personas del equipo de Vicente Arques.  Y a los ejemplos nos remetimos: un flamante Centro de Día para nuestros mayores que ha terminado siendo una cafetería/comedor con oficinas anexas.  Un “Museo l’Alfàs amb història”, para la que fue renovada una casa privada con dinero público y del que cuatro años después del inicio de la reforma y año y medio después de la inauguración de un edificio vacío, no se ha vuelto a saber nada.

El “Centro de Educación Ambiental Carabineros” (el antiguo cuartel de la Guardia Civil en l’Albir) que 26 meses después de su inauguración sigue sin funcionar como tal.  El “museo” del Faro que nunca ha juntado más de cuatro cosillas o la entrada del parque que no cuenta con un servicio de atención a los visitantes adecuado.  La lista de despilfarro de dinero público en l’Alfàs es interminable, mientras que servicios básicos como la tan anunciada guardería municipal o servicios sociales esenciales, siguen sin ser cubiertos.

A Podemos le hubiera gustado poder felicitar a este equipo de gobierno por un trabajo bien hecho.  Pero el endeudamiento insostenible de las futuras generaciones de nuestro municipio para favorecer a unos pocos (los de siempre), no nos parece ninguna razón de celebración.  Lo nuestro es defender los intereses de todas las alfasinas y alfasinos sin distinción, y no solo a un reducido grupo.

Deja un comentario