En el Pleno Extraordinario de hoy 25 de junio el Alcalde de Riba-roja de Túria haciendo uso de su mayoría absoluta libera a 2 concejales más de los que tenía en la anterior legislatura, se sube el sueldo 6.000 euros anuales y crea 5 plazas de personal de confianza, al mismo tiempo que congela y retrotrae a 2015 las retribuciones de todos los miembros de la oposición.

Esta medida ha obtenido los votos en contra de todos los grupos de la oposición y la abstención de Compromís. Varios grupos han calificado de “rodillo” el “apaño”económico con el que ha premiado a todo su grupo político y a sí mismo.

El Alcalde ha pasado de cobrar 42.000 €/año en la anterior legislatura a más de 48.000 €/año en la actual. Y sus primeros tenientes de alcalde pasan de cobrar 33.800 €/año a 39.800eur/año, el sueldo del resto de los concejales reflejan sendas subidas de 2.000 €/año.

Es también reseñable que han aumentado 2 concejales más de los que hubo, tras el “Pacte de l’Ateneu” en la anterior legislatura, no solo eso, además crean 5 nuevas plazas como personal de confianza que ejercerán de asesores retribuidos y, por supuesto, elegidos a dedo.

“Al tener mayoría absoluta y no necesitar de acuerdos con Podemos, como ocurrió en 2015, no se han visto en la obligación de prescindir de estos cargos de confianza política, los cuales fueron vetados por nuestro grupo en la anterior legislatura, cargos que suponen un gasto extraordinario de casi 160.000 € en las arcas municipales que deberán menguar algunas de las partidas de los próximos presupuestos”, dijo Arantxa Torres concejal portavoz de Podemos Riba-roja.

Robert Raga ha justificado esta subida de sueldos diciendo “consideramos que nuestro Ayuntamiento va a funcionar mejor de lo que funcionaba”, desde nuestro punto de vista es escandaloso que el alcalde ligue el supuesto mejor trabajo de sus concejales a un motivo económico, por lo que entendemos este argumento es simplemente una excusa para cobrar más.

Contrasta la subida generalizada de sueldos del equipo de gobierno socialista con la congelación a la que ha sometido a los 6 grupos políticos que comprenden la oposición retrotrayendo lo que cobran por asistencias a los plenos y a las comisiones a lo que percibían en 2015.

“Queda demostrado que las mayorías absolutas favorecen el bolsillo de los gobernantes pero no el beneficio de la ciudadanía”, finalizó diciendo Arantxa Torres.

Deja un comentario