(Tanzania, yacimiento antropológico donde se vislumbró por primera vez los sedimentos de la evolución humana)
La teoría de Olduvai, 1930 a 2030, los 100 años que durará el industrialismo, elaborada por Richard Duncan.

Joe Smith empezó el día temprano, después de haber puesto su reloj despertador (MADE IN ARGENTINA) para las 6 am. Mientras su cafetera (MADE IN CHINA) estaba en funcionamiento, se afeitó con su maquinilla de afeitar eléctrica (MADE IN HONG KONG). Se puso una camisa de vestir (MADE IN SRI LANKA), jeans de diseñador (MADE IN SINGAPORE) y zapatos tenis (MADE IN MEXICO).

Después de cocinar su desayuno en su nueva sartén eléctrica (MADE IN INDIA), se sentó con su calculadora (MADE IN KOREA DEL SUR) para ver cuánto podía gastar hoy. Después de ajustar su reloj (MADE IN TAIWAN) al reloj de su VCR (MADE IN MYANMAR), se subió a su coche (MADE IN JAPAN) y continuó su búsqueda de trabajo.

Al final de otro día desalentador e infructuoso, Joe decidió relajarse un rato. Se puso las sandalias (MADE IN VENEZUELA), se sirvió una copa de vino (MADE IN FRANCE), encendió su televisor (MADE IN INDONESIA) y luego se preguntó por qué no podía encontrar un trabajo bien pagado. . . ¡En América!

A pesar de la obvia intención tanto de quien escribe como del lector, mi reacción personal inicial fue: ¡Qué gran lugar es Estados Unidos para estar desempleado!
Como si Joe Smith realmente estuviera mejor en su ciudad que en un taller de explotación en Singapur. ¿O si?

EL PROBLEMA ES EL SISTEMA, NO EL SITIO.
Ahora bien, diré algo muy muy controvertido, creemos que sí, que se debe seguir enfrentando a este sistema para crear igualdad, pero de otra manera, en rebeldía, pero de otra forma.
La lógica del siglo XIX y XX está agotada. ¿Quién va a creerles a estos hombres varones de traje y corbata, que parecen más vendedores de autos usados que funcionarios, como tampoco puedes generar 10.000 millones de toneladas de basura al año y arrojarlas al mar, sencillamente el planeta no lo soportará.
Pero hay algo nuevo, invisible, siniestro.
Matemáticamente el sistema como tal ya se ha separado de sus socios-fundadores, ha tomado rumbo propio, ya no tiene dueños, tiene beneficiarios circunstanciales.
Se sincer@, es como tú o yo, ¿acaso en nuestra pobreza programada podemos correguir nuestras vidas?
Sí!, pero la energía que se necesita corresponde a un porcentaje medido en la población: sólo el 1,4% puede.
El resto o no puede o no tiene talento para convencer.
Diagnosticar sin llevar a cabo medidas de acción directa no alcanza. Eso ya es pasado. Reconozcamos la realidad.
Así están las cosas.
Hemos retrocedido intelectual y socialmente 50 años, poco se comprende hoy  sobre las estrategias que los políticos y sus arrendatarios pueden elucubrar por las noches, mientras nosotr@s dormimos o nos emborrachamos, para engañarnos constantemente con sus medios de idiotización y periodistas a tiempo completo.
Trump en los 60′ no podría ser ni concejal.
La tecnología puso en el centro de nuestra humanidad un monstruo, un huevo tipo Alien que ya despertará, de hecho 3/4 de la población global lo padece.

No, el Sapiens no me parece aún una especie muy inteligente la verdad, y considero que su falsa religiosidad y su mediocre estructura interna como sus pensamientos políticos, son de una indignidad abismal que nos llevará al mismo sufrimiento que hicieron morir asesinados o de hambre, a millones de personas cuando los imperios se disputaban sus tesoros de vanidad, y así cada familia poderosa y psicópata ostentaba, y ostenta aún, más poder y más semen y óvulos malditos que transmitir.
Así perpetúan nuestro dolor.
Sin embargo hay una posibilidad y es colectivizar todo, aunque suene a utopía anacrónica.
Hagamos huertas y abandonemos su patética locura.
¡Iros a la mierda tiranos esclavistas!

Oscar Cusano
Colectivizando.

Deja un comentario