La pasada semana he asistido a dos buenas noticias. En primer lugar, estuve a algunas de las ponencias de las VII Jornadas Técnicas organizadas por el IES Cotes Bajas. Una iniciativa para acercar al mundo de la enseñanza el de la empresa real y sus soluciones más actualizadas, poniendo de manifiesto a los estudiantes que aquello que estudian tiene una aplicación casi inmediata con la posibilidad de escuchar de algún empresario qué son las actitudes que más aprecian en las personas que contratan y escuchándolo de voz de los profesionales. Allí se podía tener una pequeña iniciación a lo que es el mundo del trabajo, el esfuerzo necesario, al cuidado y minuciosidad que hace falta para ser excelentes, cosas, en definitiva, que no salen en los libros y que sólo se pueden asimilar y aprender con la intensidad y posibilidad de conmover cuando las manifiesta un profesional, que quiere su oficio, de viva voz y mirándote a los ojos.

Hay que dar la enhorabuena al equipo docente de Cotes Bajas, “complicándose la vida” y yendo más allá de “cumplir” en su trabajo para mejorar el nivel de su actividad educativa. Llevando a cabo esta iniciativa que mejora la competitividad de las empresas que pueden contratar titulados muy formados. Otro motivo de alegría, que no me gustaría dejar escapar, y que demuestra la inquietud del equipo del IES Cotes Bajas, es haber conseguido nueva maquinaria de control numérico por computadora, para trabajar la madera.

El sábado, en el torneo clasificatorio de la FIRST LEGO LEAGUE, me dieron la segunda buena noticia. Un equipo docente de la UPV, capitaneado por Jaume Masià, otro al que también le gusta “complicarse la vida” un sábado fuera de las horas lectivas con la complicidad de 60 voluntarios y voluntarias, que involucró y meneó cielo y tierra para que este torneo fuera una realidad.

Durante la Fist Lego League a la que acudí, veinticinco equipos de todo el País Valenciano, desde Elche hasta Peñíscola, también con participaciones alcoyanas, con premio incluido, hubo un ambiente sano, divertido y del que denominan ‘coopertición’, un nuevo concepto interesante que se basaba en la necesidad de los equipos de cooperar entre unos y otros incluso cuando están participando en un torneo para conseguir los mejores resultados.

Fue una gran ocasión para dar a conocer Alcoi y su Campus de la UPV a muchas personas que no habían tenido ocasión de conocer la ciudad y su magnífico campus universitario y que, gracias a esta iniciativa, disfrutaron de la imagen de las sierras nevadas y de un día de fraternidad y de aprendizaje divertido.

En alguno de los equipos se adivinaba al escuchar la presentación de los trabajos la presencia de alguno o alguna Elon Musk en potencia.

Ver como interactuaban los miembros de los equipos entre ellos para distribuirse el trabajo para pasar una prueba era encantador.

Experiencia inolvidable en un ambiente de coopertició, nuevo concepto que, sin duda, utilizaré más a menudo.

Aleixandre Sanfrancisco

Deja un comentario