Este año, más que nunca, apuntarse al feminismo es apuntarse a caballo ganador. La visibilización de la causa feminista está siendo una conquista inapelable que no tendrá vuelta de hoja, difícilmente se podrá volver atrás con los éxito ya logrados. NorteAmèrica y su potente industria del cine puso en marcha la campaña #meToo que zarandeó conciencias y desde entonces el feminismo parece imparable.

Las mujeres se han empoderado y han dicho basta, basta a los abusos, basta a la precariedad, basta a la violencia… pero también basta a esta rutina patriarcal difuminada que nos da veladamente derechos pero no nos exime de ningún “deber” de los que tradicionalmente se atribuyen a las mujeres. Basta ya de los roles femeninos en las curas (de criaturas, de gente mayor, de enfermos), basta ya de las aspiraciones profesionales esquilmadas por la maternidad, o por un sesgo entre los sueldos hombre/mujer, basta ya del injusto reparto de las tareas domésticas.

Mientras todo esto pasa, mientras las mujeres de medio mundo han puesto su delantal por capa para volar y sentir que son libres en sus aspiraciones, el PP nos recuerda que no podemos quejarnos, que las mujeres están mucho mejor que estaban, que la huelga de mujeres tendría que ser a la japonesa (es decir, trabajar más todavía), que es una huelga de las élites feministas y no de las mujeres reales (esto último dicho por el PP alcoyano)… ¿cómo puede estar el PP tan alejado de la sociedad y de las pulsiones de la calle?

Últimamente el PP todo lo que toca le estalla en las manos, sólo nos faltaba sentir que los pensionistas demasiado tienen en patrimonio y demasiado se quejan si va y las pensiones las han subido un 0’25%. Pero… el PP no entiende nada, no apuntarse al caballo ganador, no apuntarse este año que los machistas están escondidos bajo las piedras porque ven cómo la población empieza a entender que el feminismo es cosa de todos, y que es un movimiento irrefrenable, es francamente tener poca visión estratégica.

Quizás las urnas les castiguen, ya sería hora, porque los colectivos directamente afectados por las políticas del PP fuera bueno que reaccionaran y decidieran que el empoderamiento no es sólo un día, el de la manifestación, el de la huelga, el de la reivindicación. Luchar por una sociedad más justa y más igualitaria es una tarea diaria de todos y todas. En Compromís lo tenemos claro y hacemos huelga. Claro que sí.

Anna Climent
Regidora Compromís Alcoi

Deja un comentario