Las personas de movilidad reducida son aquellas que tienen permanente o temporalmente limitada la capacidad de moverse sin ayuda externa. Y las barreras arquitectónicas son todos aquellos impedimentos u obstáculos físicos que limitan o imposibilitan la movilidad, ejemplos son escaleras sin rampas o aceras sin vados (rampas o rebajes).

En mi caso me desplazo en silla de ruedas, diariamente encuentro barreras arquitectónicas y vehículos que obstruyen el paso al estar mal aparcados sobre las aceras, por estar muy cerca de la fachada o sobre los vados de los pasos de peatones, esto me supone el recorrer las aceras hacia adelante y hacia atrás o circular por la calzada. El problema grave lo tengo cuando no hay alternativa de paso, esto sucede para acceder a la estación de Paterna, solo tengo una rampa por la que acceder desde la acera, si un vehículo bloquea la rampa no puedo llegar a la estación y no puedo acceder al tren.

Con mucha frecuencia me sucede en la estación de Paterna, vehículos como los de la foto están bloqueando la única rampa de acceso a la estación. Me he reunido con la concejala responsable de la policía, solicitando que se les advierta a los conductores que provocan las situaciones muy graves, por contestación he obtenido: “que de advertirles nada, que hay que sancionarlos.

La realidad es que no se les multa, no se dan cuenta los conductores de el problema que ocasionan a vecinos como a mi. Pero quiero agradecer a la inmensa mayoría de conductores que aparcan correctamente, pues observo que los que inciden en bloquear los pasos son siempre los mismos.

Considero que toda persona “tiene derecho a circular libremente” ahora falta que me escuchen esos pocos conductores o las autoridades municipales con responsabilidad.

Juan Pedro González
Miembro de la plataforma Paterna Accesible

Deja un comentario