EUPV ha presentado mociones en los Ayuntamientos de nuestras comarcas donde tiene representación (Alcoi, Castalla, Cocentaina, Ibi, Muro y Onil) para apoyar a las reivindicaciones de este colectivo.

La formación política considera que hay que dar voz y apoyo a este colectivo también desde las corporaciones locales, razón por la cual han defendido mociones a los varios ayuntamientos de las comarcas. Se reivindican unas condiciones laborales dignas y una verdadera y correcta inserción de las niñas y los niños con necesidades educativas especiales, la protección de sus derechos y de sus familias.

El colectivo se encuentra entre dos Consejerías: la de Administración Pública, que es quien contrata el personal, y la Consejería de Educación, que gestiona los centros donde trabajan las educadoras y educadores. Esta situación se dilata en el tiempo porque no se producen negociación de funciones y horarios. Realizan jornadas que sobrepasan las que regula la normativa de sus condiciones de trabajo, sin tiempo a participar en reuniones y actividades de formación. Además, son obligadas a trabajar para las empresas privadas adjudicatarias del comedor y actividades extraescolares. Mientras tanto, son excluidas de la participación en la vida de los centros. Todo esto, perjudica el alumnado de educación especial a los cuales atienen y el malestar crece en las familias.

EUPV considera que si se quiere un modelo de escuela inclusiva, los equipos interprofesionales y el trabajo coordinado tienen que ser los ejes principales de la práctica educativa y no relegar el colectivo a tareas meramente asistenciales. Además, las personas educadoras juegan un papel muy importante en este proceso, puesto que conocen perfectamente las necesidades de las personas usuarias y reclaman también la calidad de la atención que merecen.

En definitiva, hay que unificar sus funciones y que no dependan exclusivamente de la dirección de cada centro o de su inspección educativa. Es necesario que participan en los proyectos del centro y que disponen de una formación específica para mejorar la calidad de atención al alumnado usuario, que tengan una titulación específica y que la clasificación de su categoría profesional esté de acuerdo con la tarea que ejercen y nunca por debajo.

EUPV entiende que hay que dignificar su profesión y que no quepa la menor improvisación de sus tareas para ofrecer un servicio de calidad a las niñas y niños que lo necesitan. EUPV trabajará junto con el colectivo educador para conseguir una mejora de sus condiciones laborales y, sobre todo, una escuela realmente inclusiva.

Deja un comentario