La Plataforma “No+Precariedad” de Elx, ante las insuficiencias y el desastre en la aplicación de la nueva normativa del Bono Social Eléctrico que se aprobó hace seis meses y que se debía solicitar antes del 10 de abril, habiéndose prorrogado el plazo hasta el 10 de octubre debido a que escasamente un 7% de las familias actualmente beneficiarias han conseguido tener renovada su petición, quiere hacer pública la denuncia de la falta de respuesta adecuada al problema de la pobreza energética que afecta a centenares de familias ilicitanas y que las mantienen en una situación de precariedad, en los siguientes términos:

1.- Falta de abordar el problema en su conjunto para evitar que los precios de la electricidad sigan un modelo especulativo que ha provocado un aumento general de las tarifas y una precarización muy amplia en la sociedad hacia lo que se llama “pobreza energética”.

2.- Dificultades de tramitación, ya que a la falta de información se suma la complejidad de los trámites burocráticos que ha hecho que sólo un 17% de los antiguos beneficiarios hayan presentado la solicitud y que sólo un 40% de ellas (el 7% del total) hayan resultado aceptadas. Estamos, de nuevo, ante un caso práctico, de cómo una necesidad genera una política que se anuncia a bombo y platillo, para que luego todo quede en nada, o en menos que nada, en virtud de los reglamentos de aplicación, los requisitos extemporáneos, las cautelas desmedidas, la inoperancia programada

3.- Financiación engañosa puesto que se descarga sobre los servicios sociales municipales el 50% de la financiación de los casos de familias vulnerables pendientes de pago para que no se produzca el corte del suministro.

4.- Continuidad del sistema de exclusión puesto que al mismo tiempo que las familias numerosas se podrán beneficiar sin límite de renta, se establecen unos límites al consumo para familias vulnerables que no tienen en cuenta las medias de consumo real para el número de miembros en la vivienda o las épocas del año en que se requiere más consumo.

Queremos resaltar que la asociación de consumidores “ADICAE cree que el nuevo Bono Social, además de un fracaso, supone un parche bastante ineficiente ante el fenómeno de la ‘pobreza energética’ a pesar de los nuevos criterios que tienen en cuenta la renta y la situación familiar del consumidor. Sin embargo, muchos consumidores que son igualmente vulnerables que tenían el bono anterior, se quedan fuera del nuevo por no cumplir los estrictos requisitos para acceder a este descuento. “

Si una persona tenía descuento por bono social eléctrico y demostró reunir las condiciones. Si se trata, de verdad, de mejorar su situación. Si la compañía eléctrica ya tiene su factura. Si una administración no tiene que pedir nunca al administrado aquello que ya obra en su poder. Si una compañía eléctrica no tiene por qué tener y procesar datos personales que no son de su incumbencia. Entonces ¿por qué esa persona, perceptora de una pensión muy por debajo del umbral de la pobreza o en grave situación de falta de ingresos, tiene, una vez más, que demostrar la evidencia?

Ante ello, la Plataforma “No + Precariedad” denuncia la situación creada y exige una tramitación sencilla del bono social y su adecuación a la realidad económica de las familias vulnerables.

Deja un comentario